sábado, septiembre 10, 2011

Life during wartime: One family's Tripoli

Life during wartime: One family's Tripoli

The Shtawi family remembers the rumours, espionage and military training that led to the fall of Gaddafi's capital.

Anis Shtawi (L) took up arms, while Nuri and Mohammed (3rd and 4th) helped organise resistance [Evan Hill/Al Jazeera]
Inside Nuri Shtawi's house in the upscale Ben Ashour neighbourhood of Tripoli, two rebel flags hang prominently in the sitting room. Barely two weeks have passed since fighters allied with the National Transitional Council (NTC) seized the Libyan capital, but members of the Shtawi family celebrate their new freedom easily.

Shtawi counted down, "one, two, three", before the family shouted "Malashy, shafshoufa".

It's the catchphrase of Tripoli's uprising; shafshoufa is a nickname for Muammar Gaddafi, the ousted Libyan leader, in reference to his untamed curls. Malashy, shafshoufa roughly translates as "It's nothing, Gaddafi!"

Outside the home, the alleyway that the Shtawis and their neighbours had barricaded to block regime troops was dark, empty and silent. The capital echoed with celebratory gunfire.

Zero hour

On the night of August 20, after six months of bloody revolution, the rebels were tightening their grip on Tripoli. Fighters allied with the NTC had seized Zawiya, 50km to the west, and were pushing closer to Gaddafi's last stronghold.

In central Tripoli, the Shtawi family watched the news on television. Mustafa Abdul Jalil, chairman of the NTC, appeared on TV late in the evening.

"We have always called Tripoli the capital of a free Libya … [and] we are depending on you to protect your wealth, your ports and your national institutions," said Jalil. "We have contacts with people from the inner circle of Gaddafi. All evidence [shows] that the end is very near, with God's grace."

Jalil's remarks echoed through Tripoli homes like a battle cry.

"That was zero hour," said Nuri Shtawi, business development manager for the Sahara Petroleum Services Company and one of the Tripoli uprising's many informal organisers.

Shtawi's nephew, Anis, a 21-year-old economics major at Tripoli University, took up an AK-47 he had kept hidden. Months earlier, he and his brother, Esam, had been taken to a farm outside Tripoli where a family friend who once served as a military bodyguard for a regime official taught the brothers how to shoot.

"Just pray for me, that I die as a martyr," Anis told his father, Mohammed, a legal adviser for the Libya African Investment Company and another organiser.

Then he left, heading several kilometres east through the winding, darkened streets of the city centre, to a prearranged point near the al-Mahary Radisson Hotel. He would meet dozens of other armed men, most of them dressed in black.

Outside, the city's mosques sang "God is great, God is great". Amina, one of Mohammed's daughters, described this as the night's "beautiful moment". Tripoli's underground organisers, spread across neighbourhoods and connected in a web of ad-hoc committees, had asked the mosques to do so.

Then the Shtawis waited.

Crackdown begins

The fight for Tripoli began in February, when thousands of residents took to the streets in solidarity with Benghazi, the eastern center of resistance. Protesters there had overthrown the city's military garrison and won the defection of Jalil, Gaddafi's former justice minister, and Abdul Fattah Younis, former interior minister. In Tripoli, things would not go so quickly.

Esam, a 21-year-old dental school, went to the central Green Square on February 20. The plaza, traditionally a rallying site for Gaddafi and supportive crowds, was for a brief moment flooded with shocked protesters.

"People went because they thought Gaddafi was gone," he said. "We heard that he went to Venezuela. We were so happy."

But as Esam looked on, Gaddafi's security forces entered the square. They brought anti-aircraft guns and turned them on the unarmed protesters.

"There was a big stage, and there were lots of people on [it]. The brigades came from the side streets and started shooting people. All the people on the stage were killed," he said.

Schoolyard battlegrounds

The Shtawi family, like many others in Libya's well-educated upper class, has long borne a grudge against Gaddafi and his policies. They look with nostalgia upon the Libya that existed before the 1969 revolution and display black-and-white photos of family members dressed in suits and dresses, posing on clean, tree-lined boulevards. They emphasise how the country once looked like a Western nation.

Under Gaddafi's dictates, the Shtawis lost ownership of four shops and two properties.

"I was praying all the time to get rid of him," said Khadija Shtawi Mawal, Mohammed and Nuri's 90-year-old mother. "He destroyed everything. He's like a sword in my heart."

Mohammed graduated from Benghazi University's law college in 1976, at a time when anti-Gaddafi protests had been met with deadly police violence. After graduating, he spent 40 days in jail for his suspected opposition sympathies. The next year, some of his fellow students would be hanged in Benghazi's main square, a ritual that continued into the 1980s.

Despite gestures toward reform by Saif al-Islam, Gaddafi's most-prominent son, and a recent rapprochement with the West, Gaddafi's decades-old "cultural revolution" could be felt even in 2011. Secondary school students were still required to take classes on jamahiri thought, the philosophy espoused in Gaddafi's Green Book.

Once the uprising broke out in February, schools became an ideological battleground.

At school, pro-Gaddafi students told Nada and her friends, "We're going to kill you." [Evan Hill/Al Jazeera]
Nada Shtawi, Nuri's 18-year-old daughter and a student at Ali Seyada Secondary School, told how teachers brought in regime representatives to berate the "rude people" of Benghazi and lead students in pro-Gaddafi chants.

Nada, her friends and most of the student body, she said, were opposed to the regime. They would gather outside after school and yell their own slogans such as "Muammar Gaddafi, get out", "Libya is free" and "Our blood is not cheap".

Pro-Gaddafi students approached Nada and her friends every day, demanding the names of the girls who supported the revolution.

"They told us, 'We're going to kill you. We'll find your family,'" she said.

Amina, one of Mohammed's daughters and a 20-year-old English student at university, recalled how loyalist students at her school told her not to drink the water, because people from Benghazi had poisoned it.

"A lot of my friends, their parents work with Muammar, and very closely," she said. "One girl's family left for Morocco during the first week."

Welcoming the bombs

Beginning in March, when NATO air strikes began targeting regime bunkers, offices and military camps in and around the capital, the family rejoiced. Neighbourhood boys could be heard whistling, a way of cheering the jets, and some families wrote "Thank you, NATO" on their rooftops.

The family believed intervention was necessary and did not fear the disastrous invasion that Saif al-Islam and other regime officials had warned would follow.

"If NATO didn't come, Benghazi, Misrata, Zawiya, even some places here in Tripoli were going to be destroyed," Nada said. "We were very worried. Misrata people had suffered through so much, and Brega was hard to get because it was important. But we were so sure that Muammar Gaddafi would not come back and rule us. If [the West] wanted Gaddafi then they wouldn't bring NATO to get rid of him, they wouldn't spend money for nothing."

The family was not worried about post-Gaddafi Libya becoming an "Iraq situation," Nuri said.

"America and Europe will not invade any country again; it's an old fashioned way of war," he said. "We know they want to invest. It's OK."

As the bombs fell, the girls protested at school. Wala, Nuri's 16-year-old daughter, used coloured pencils to draw a clenched fist holding a streaming rebel flag and hid it under her bed.

Meanwhile, the men planned.

Inside intelligence

Mohammed propped a scrapbook on his knees that contained dozens of stiff red pages; a piece of white paper had been carefully clipped to each one. The pages bore the eagle stamp of the Gaddafi regime, and those that Mohammed showed bore marks indicating they had come from the Internal Security agency.

Each one was a transcript of a recorded phone conversation, Mohammed said. Most of the conversations took place during the past six months of fighting. They had been leaked to Tripoli's rebel organisers by friends inside the regime. Mohammed declined to allow the transcripts to be photographed or copied, but he read out the contents of some.

In one conversation, two men named Abdelfattah and Abdelbaset, speak by phone about "small ships coming by sea".

"How are the sheep?" Abdelbaset asked.

"They're fine, thanks be to God," Abdelfattah responded. "But listen: One of the female sheep has a toothache."

The sheep referred to weapons, Mohammed said, and the toothache indicated the men believed they had a spy in their ranks.

In another conversation, dated July 17, a man phoned his friend to say he had spotted 70 cars with mounted Grad rockets and 106mm recoilless rifles leaving the southern town of Gatroun on the way to a place called Om al-Aranub.

"We have 600 cars," the man said, suggesting he is a rebel field commander. "We're a big force, but the men are not well trained. We need help from NATO."

The regime convoy came from the direction of al-Wigh, a nearby town with an airbase, he said. "If you need the coordinates, I'll send them to you in a message."

Nuri and Mohammed said rebel organisers in Tripoli had hundreds of contacts in various offices within the regime willing to help. The evidence of leaked files, access to weapons and the speed and scope of the uprising in the capital suggest they told the truth.

Many of the insiders wanted to abandon the government but were convinced to stay, Nuri said. Those who remained with Gaddafi proved invaluable, tipping off organisers when they heard of plans to arrest a member of the opposition leadership.

Nuri and Mohammed stayed out of military affairs. Instead, they spread news to Libyans and foreign media, sent money to Misrata and medical camps in Tunisia, and prepared their neighourhoods.

They produced pamphlets, handed out in secret, that gave instructions on how women might combat rape attempts. One pamphlet advised, "Tell him, 'Imagine this is your sister, or your mother.' Look him in the face".

They argued with friends and neighbours to convince them that NATO's intervention was good.

"We wanted people to be patient, pray. [We told] them why we want to get rid of Gaddafi, not get him necessarily, but his philosophy," Nuri said.

Victory at last

As the mosques chanted "God is great" on August 20, Anis and his companions fired their guns in the air to draw out Gaddafi's forces. In the streets, alleys and midans of a seaside neighbourhood called Zawiyat al-Dahmani, they waited.

Soon, four cars bearing anti-aircraft guns and around 25 men came down Anis's street. His men opened fire with their assault rifles, and the heavy regime weapons blasted back. From cover, some of the young fighters hurled petrol bombs and joulateen, cans packed with TNT that traditionally have been used for fishing.

Some of the regime troops went down, and two fighters with Anis were injured. The retreating loyalist forces left the bodies of their fighters behind and fired a rocket-propelled grenade in an attempt to destroy a remaining anti-aircraft gun the rebels were trying to seize.

The fighting lasted from sunset until the next morning. Eventually, the rebels surrounded the remaining government troops. They took 11 prisoners, including two women.

At 1 pm, they lifted the rebel flag over the Supreme Court building.



  • Haz CLICK ARRIBA para ver unos buenos Power Point.

    viernes, septiembre 09, 2011


    “Evaluación positiva de la gestión de Chávez sigue subiendo y es visto como un líder religioso”

    El presidente de Hinterlaces, Oscar Schemel, asegura que de acuerdo a la encuestadora que dirige, el 58% de los venezolanos apoyan la labor del presidente de la República, Hugo Chávez y califican la gestión como positiva.

    “Desde principio de año hay un crecimiento sostenido en la evaluación positiva hoy el 58% de los venezolanos califican de excelente, buena y regular a buena, la labor del presidente Chávez, eso significa un incremento de cuatro (4) puntos con relación a la anterior mediación que se realizó a finales de junio y comienzos de julio”, señaló.

    El pueblo se identifica con el Mandatario Nacional

    El Presidente de la encuestadora Hinterlaces, dijo que “la evaluación más positiva se da en las áreas de salud, educación y vivienda, (…) pero el otro 59% desaprueba la labor del Mandatario en seguridad, en transporte y vialidad más de 50%, en inflación más del 70% y en electricidad más del 67% de las personas están inconforme y/o desaprueban la gestión del presidente Chávez”, acotó.

    Schemel explicó que es como una contradicción, al hacer referencia sobre la valoración positiva porque también hay un porcentaje de la población que se manifiesta en desacuerdo sobre la gestión del Presidente. El mayor problema de los venezolanos es la seguridad y la mayoría culpa a los gobernadores y alcaldes “la responsabilidad del Presidente en materia de seguridad no es total, la mayoría de las personas afectadas responsabiliza al ejecutivo, gobernadores y alcaldes de cada entidad, es decir con relación a la inseguridad la responsabilidad se dispersa”, indicó.

    El director de Hinterlaces destacó que “el pueblo se identifica con el Mandatario porque siente que Chávez es el líder que los quiere, los ama, que los ha reivindicado y que de alguna manera los ha incluido y les ha dado reconocimiento y protagonismo”.

    Chávez es visto como un líder religioso

    El representante de la encuestadora asegura que el presidente Chávez es un líder religioso y en su opinión, señaló que la oposición debería agregar elementos racionales en el debate y un discurso moral del que carece.

    Igualmente, el Presidente de Hinterlaces agregó que “las propuestas de los adversarios del Presidente no van más allá de algunas soluciones presentadas en algunos casos, de manera muy torpe”, dijo.

    “Hasta ahora no hay todavía aspirantes sólidos en la oposición y los números son bien tajantes, sin embargo, esto se va a mover de manera bien interesante”, aseguró el representante de la encuestadora.

    La oposición debe “agregar elementos racionales al debate en lugar de recurrir a elementos emocionales” y dar seguridades al electorado de menores recursos “de que no serán nuevamente excluidos, certeza que los pobres necesitan”, sostuvo.

    “Chávez ha logrado colocarse como un redentor y la oposición no tiene posicionamiento sólido o robusto, y cuando se pregunta (a los encuestados) qué idea ha tenido alguno de sus dirigentes que impulse su apoyo, se produce un silencio”, manifestó.

    La alianza Mesa de la Unidad Democrática, que aglutina a buena parte de la oposición, celebrará en febrero unas primarias para decidir cuál de sus varios líderes enfrentará a Chávez, quien no duda que se alzará como ganador del período presidencial 2013-2019.

    Schemel remarcó que “no hay en este momento aspirante que tenga un posicionamiento sólido, robusto”, ni que el liderazgo de alguno de ellos “esté asociado a una idea fundamental”, lo que sucede mientras la evaluación positiva de Chávez “continúa subiendo”, porque “desde principios de año registra un crecimiento sostenido”.

    Con información de EFE

    UN POEMA de Askain

    miércoles, septiembre 07, 2011

    Invertir más y más

    Como en los países en vías de desarrollo la población crece, por lo general, al 3% al año, entonces el Ingreso Nacional debería crecer con mayor rapidez.

    Se podría asumir que más o menos entre dos a tres dólares de nuevas inversión serían requeridas para producir un dólar de producción adicional; o dicho de otra manera: se requiere una inversión neta anual entre seis a nueve porciento del ingreso nacional, a fin de poder mantener un estándar de vida adecuado.

    Lo que pasa es que esto no lo entienden los gobiernos comunistas,menos CHINA que se ha dado cuenta a tiempo.

    martes, septiembre 06, 2011

    En Venezuela, es la blitzkrieg del hampa.

    Blitzkrieg, por Mirtha Rivero

    Por Mirtha Rivero | 6 de Septiembre, 2011

    Estamos rodeados, me dice Violeta desde Caracas. Me cuenta que asesinaron al hermano de un amigo común. Sucedió a las siete de la mañana, justo cuando abría la puerta de su casa para irse al trabajo. Parece que le querían quitar el carro. Parece, pues no hay más detalles, solo que eran dos jovencitos los que dispararon. Violeta no aguanta el dolor ni la impunidad, y habla de la estudiante de medicina que asesinaron al terminar su guardia en el hospital de Carabobo. ¿Qué le podían robar a esa muchacha? pregunta. Tampoco soporta el miedo. Ella y su esposo dejaron de salir a cenar. Les da pánico. Se sienten sitiados. Es como una guerra civil, me dice.

    Recuerdo lo que hace dos semanas le pasó a una de mis hermanas cuando dos delincuentes –muchachos también- la asaltaron en medio del tráfico. Estaba lloviendo, y con violencia le golpearon el vidrio del carro. ¡El celular!, gritaron, y ella, preparada para estas “contingencias”, apenas entreabrió la ventanilla y le pasó por la rendija un celular viejo que guardaba en un bolso también viejo –de utilería- que carga siempre en el asiento de al lado. Adentro del bolso lleva un monedero con un par de billetes, la tarjeta de una farmacia, un cepillo y tenía además el celular de mentira. Ya la habían robado y estaba preparada, pero no contaba con que uno de los zagaletones se daría cuenta tan rápido del engaño: el muchacho se le plantó desafiante al frente del carro y ella, jugándosela, aceleró y por poco lo atropella. Por el retrovisor vio como la insultaban. Corrió con suerte, porque no estaban armados.

    Al día siguiente de la conversación con Violeta, me habla Camila, quien –por cierto- también carga una cartera falsa, para las eventualidades:

    -¡Tipa!… Como siempre me entero tarde: hoy es que leí la noticia de la matanza en el casino de Monterrey. ¡Qué impacto!… ¿Y tú, qué tal? Me imagino que te pegó burda.

    Camila parecía una carretilla. Después de setenta y dos horas, fue que supo del ataque terrorista que dejó cincuenta y dos muertes en la ciudad en la que vivo. Estaba choqueada.

    La calmé. Le dije que sí, fue algo brutal. Horroroso. Un crimen alevoso a plena luz del día. Todo México está conmovido. Pero –aclaré- a esa hora, no solo había llegado a Monterrey un gran contingente de seguridad como refuerzo; y el gobernador había encarado la situación; y el Presidente de la República se había apersonado, sino que –a esas horas, repetí- se sabía quién era el dueño del casino, se habían mostrado videos con imágenes de los implicados, con retratos hablados incluidos. Es más, habían hallado los carros de los malandros y se hablaba de que por una huella en un carro ya se tenía una identificación (al día siguiente, por esa huella, detuvieron a cinco personas). Así que no te preocupes, le comenté; y de inmediato pasamos a hablar de otras angustias: los ataques de ansiedad que a veces le dan a medianoche, parecidos a los de Julia y a los de Luis y a los de un sinfín más, a juzgar por un amigo psiquiatra que no se da abasto en su consulta. Le cuento de Violeta, y de cómo se siente en una guerra civil.

    Mi marido, que oía lo que conversaba, interrumpió: no es guerra civil, en una guerra donde hay dos bandos armados. Lo de allá es como la blitzkrieg (fuerza concentrada) que arrasó con Polonia.

    Se refería a la invasión alemana que, en 1939, devastó Polonia. Fue tal la superioridad militar de los alemanes que el ejército polaco parecía que no existía. Le pasaron por encima sin darle chance a defenderse. Lo apabullaron.En Venezuela, es la blitzkrieg del hampa.

    Publicado en Prodavinci por cortesía del suplemento dominical de El diario 2001.


    Paulina Gamus:

    Excelente descripción de nuestra dsgracia vivida las 24 horas de cada día desde que comenzo la absoluta impunidad del hampa, estrategia o incapacidad de la “revolución” chavista que, para el caso, es lo mismo. Las dictaduras militares suelen caracterizarse por el temor colectivo a la autoridad, incluído el de los delincuentes. Esta dictadura militar de pacotilla solo se ocupa de perseguir a sus opositores, si los delincuentes votan por Chávez no hay que molestarlos.

    Flor Angélica Pereda

    Sin dudas es una realidad, no sólo en Caracas sino en toda Venezuela vivimos con miedo. La gente se abstiene de salir a cualquier hora porque no sabe si regresará a casa o no. A este gobierno no le interesa resolver el problema ya que la gente con miedo se paraliza y se preocupa por su supervivencia volviéndose débil y vulnerable. La fiscal dijo un día que “la inseguridad es una sensación producida por los mensajes de medios de comunicación privados” pero que en realidad según ella no existe. La inseguridad influye también en la productividad del país y en los costos transaccionales que los hace más altos. Esto al gobierno lo tiene sin cuidado ya que para ellos la prioridad es acabar con toda iniciativa privada.

    Una Hoja Web sobre Venezuela


  • Esta Hoja Web se llama el Escremento del Diablo,frase que dijo hace años un experto petrolero venezolano para señalar que el petróleo envilece y produce corrupción.

    lunes, septiembre 05, 2011

    Como nace un delincuente

    Así se forma un delincuente

    10 67 79

    (Foto archivo)

    La progenitora no necesariamente tiene que ser agresiva físicamente con el niño, pues el abandono es lo peor dentro del hogar . No tomarlo en cuenta hará que él crea que nada tiene sentido, incluso vivir, porque no vale para nadie”, sostiene el padre salesiano y sociólogo, Alejandro Moreno, quien dirige el Centro de Investigaciones Populares, reseñó La Voz.

    La mala relación entre madre e hijo genera delincuentes. A esta conclusión llegó el padre salesiano Alejandro Moreno, director del Centro de Investigaciones Populares, quien llevó a cabo un estudio para determinar la razón de la conducta en los malandros.

    El sociólogo se preguntó qué se escondía detrás del perfil de un antisocial, pues el Gobierno intenta encontrar soluciones para erradicar éste flagelo y no para evitarla. Así fue como analizó al hogar popular y determinó que la conducta delictiva nace en casa sino se da atención al niño.

    Moreno aclaró que la progenitora no necesariamente tiene que ser agresiva físicamente con el hijo, pues el abandono es “lo peor” dentro de la casa. “No tomarlo en cuenta hará que él crea que nada tiene sentido, incluso vivir, porque no vale para nadie”.

    De acuerdo con el investigador, éste olvido se va incubando en la conducta del infante y se generarían las reacciones violentas desde muy chicos: rompen objetos, dan golpes o se comportan mal para llamar la atención, hasta convertirse en un círculo vicioso.

    “Esto solo se presenta con la mamá, el padre no pinta nada en la familia venezolana. Los otros integrantes no tienen tanto peso como la mujer”, sostuvo.

    Desde niño se forma el asesino

    Grave es la consecuencia por la falta de atención en los muchachos, pues según el director del Centro de Investigaciones Populares, ello es el origen del delincuente al cual denominó “estructural”. “Nace por el ambiente familiar, por la relación negativa con su mamá. La comunicación dañada forma parte, pues convierte al niño en un ser conflictivo. Desde pequeño en el fondo tiene un antisocial con personalidad violenta y que generalmente no se recupera”, agregó. De igual forma el sociólogo aseveró que el homicida nace cuando necesita valor, por lo que esto se convierte en la motivación fundamental para ser malandro, ya que necesita revalorizarse a sí mismo. “El infante comienza a agredir para tener valor y cuando cae en el delito, asesina para darse a respetar o ser reconocido, así como roba para estar por encima de otros”, señaló el padre salesiano. Los principales objetos que ultrajan son de marca, pues los hacen resaltar de los demás y obtener atención. El también filósofo, dijo que normalmente roban zapatos, así como otras prendas de vestir. Por otro lado, la investigación de Moreno arrojó que la figura del antisocial se consolida cuando encuentran placer en dominar y por tanto gozan de matar, pues le da poder con el resto de la sociedad.

    El delincuente circunstancial

    Tal y como expresó el padre salesiano Alejandro Moreno, tras investigar los motivos que conllevan a los niños a ser delincuentes, determinó que hay otro tipo de antisocial el cual denominó “circunstancial”. Éste, a diferencia del estructural, no se origina por una mala relación familiar (en especial con la madre), al contrario, nace por el ambiente que lo rodea a partir de la adolescencia. “Se genera por la sociedad, problemas en el entorno que lo rodea o incluso con la familia, pero a partir de la adolescencia. El estructural es desde niño”, explicó. Moreno aseveró que dicho malandro puede regenerarse, otro aspecto que lo diferencia. “Si él va a la cárcel sabe que debe mejorar su conducta para poder salir, en cambio el otro, estando en prisión empeora”. En cambio el estructural, de caer preso, no pasaría de 25 años, según el sociólogo, pues se siente como en casa y el ambiente agresivo lo mantendrá cómodo.

    La pobreza no es excusa

    “Ninguno se ha convertido en malandro por pobre”, sentenció el sociólogo Alejandro Moreno. El director del Centro de Investigaciones Populares, explicó que el estudio arrojó que los delincuentes no roban o matan por necesidad, sino para buscar respeto y prestigio. De igual manera, aclaró que en las urbanizaciones también hay antisociales, quienes quizá tienen mejores implementos para cometer las fechorías. También dijo que los secuestros son hechos por la gente que tiene más dinero y mejores automóviles, que no son precisamente cometidos por los que están en el cerro. “Los malandros de clase alta son terribles también, lo que pasa es que no tienen tanta publicidad y ellos encuentran la forma de hacer sus delitos por una vía menos sangrienta: corrupción o narcotráfico, por ejemplo”, expuso.

    “Nadie se ocupa de la prevención”

    Para el director del Centro de Investigaciones Populares, Alejandro Moreno, son muchas las soluciones para atacar el flagelo de la violencia, sin embargo acotó que el Gobierno no se preocupa por la prevención. “Hay una población notable de niños y jóvenes que está casi en abandono en el día, porque en la noche es que va a su casa, pero Gobierno no está atendiendo esa población y desde ahí se pueden rescatar delincuentes”, advirtió. Moreno insistió en que no hay suficientes instituciones que apoyen a la población y que no se aprovechan los profesionales que hay en el país, como trabajadores sociales o psicólogos sociales, quienes podrían trabajar en las zonas necesitadas de las cuales tampoco tienen censo. Asimismo, no dejó a un lado un desarme de la población y también de sus municiones, aunque cree que una ley no es la respuesta primordial. “Una ley no sirve, eso no va a acabar con esto porque no detiene al delincuente”. Añadió que cuando los jueces hagan su trabajo y dejen de ser comerciantes, las cárceles estén aptas para albergar seres humanos, así como las instituciones cumplan con su labor, pondrán un granito de arena en contra de la violencia. “Aquí hay carencia de Gobierno, ni siquiera hablan”

    “El malandro actual es un modelo para niños porque tienen buenas motos, se viste de marca y atrae atención de los demás, exactamente lo que ellos necesitan”.

    Alejandro Moreno, sacerdote