miércoles, mayo 20, 2015

EL TRAFICO DE DROGAS EN VENEZUELA








El diario The Wall Street Journal publicó ayer un artículo en el que detalla las investigaciones que realizan fiscales federales de Miami y Nueva York en contra de altos funcionarios y militares del gobierno venezolano que estarían ayudando a traficar drogas a través de la frontera con Colombia, con destino a Estados Unidos y Europa. 

De nuevo, como ha sucedido en varias ocasiones en los últimos años, uno de los rostros señalados es el de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y mano derecha del presidente Nicolás Maduro. 

Los investigadores están basados, en esencia, en el testimonio del exjefe de seguridad de Cabello, Leamsy Salazar, quien asegura —como testigo protegido— que Cabello estaba al tanto de numerosas operaciones de tráfico de estupefacientes y que es una de las cabezas del cartel de los Soles, una agrupación sobre la que existen abundantes especulaciones y pocas certezas. 

El Wall Street Journal cita una fuente del Departamento de Estado que dice: “Existen amplias pruebas para justificar que él es una de las cabezas, si no la cabeza, del cartel. Ciertamente, él es uno de los principales objetivos”. Otros de los investigados, según el artículo, son el jefe de la Guardia Nacional, Néstor Reverol; el ministro de Industria y hermano de Cabello, David Cabello, y el general de la Guardia Nacional Bolivariana Luis Motta Domínguez.
 
Las relaciones de altos funcionarios del gobierno venezolano no suponen un descubrimiento. De hecho, los jueces federales de ambas ciudades habían anunciado la apertura de esta investigación un año atrás, cuando decidieron inquirir sobre las actividades de Hugo Carvajal, ex-agente de inteligencia venezolano. 

Carvajal fue capturado y luego quedó en libertad; sin embargo, las especulaciones sobre las relaciones entre militares y miembros del narcotráfico colombiano y mexicano siguen en la mira de las autoridades estadounidenses. 

El gobierno venezolano ha dicho ya que no duda de la integridad de sus militares y que si existen algunas relaciones con bandas de narcotráfico éstas son “manzanas podridas, actuaciones individuales”, en palabras del ministro de Defensa, Vladimir Padrino. Al mismo tiempo, las autoridades venezolanas entregan cifras sobre capturas de narcotraficantes, decomiso de drogas y desarme de puntos de transporte en las zonas fronterizas con Colombia. 

Sin embargo, de acuerdo con el más reciente informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, Venezuela se ha convertido en un corredor esencial para el tráfico de drogas hacia las islas más cercanas y de allí a los grandes puntos de distribución.
 
El conflicto, aunque parece tener un pico en la actualidad —según organizaciones como Insight Crime—, se remonta a la presidencia de Hugo Chávez. 

En 2002, luego de la caída de los diálogos de paz en la presidencia de Andrés Pastrana, las Farc se desplazaron hacia la frontera con Venezuela, un lugar menos vigilado por las autoridades de ambos países dada su extensión —más de 2.000 kilómetros—. Insight Crime asegura que el gobierno de Chávez produjo un crecimiento gradual de la influencia de las Farc en la zona y que esto impulsó los vínculos entre militares y guerrilleros, que llegaron incluso a intercambiar drogas por armas. 

“Un informe de 2011 de la oficina antidrogas del país —dice Insight Crime— señaló que los aviones con cargamentos de droga viajan a través de un extensa red de rutas aéreas entre los estados fronterizos venezolanos de Apure y Zulia a destinos como República Dominicana y Haití. Si bien las autoridades hicieron alarde de la cantidad récord de narcóticos ilícitos decomisados el año pasado, los números sólo sirvieron para resaltar la cantidad total de cocaína que se cree, viaja a través del país”.
 
En un informe de 2014, la cadena CNN recordó que más de cien policías y militares venezolanos han sido investigados por tráfico de drogas en los últimos cinco años. Algunos de ellos todavía son procesados por casos como las “narcomaletas” de Air France: 1,3 toneladas de cocaína fueron transportadas en maletas a través de esa aerolínea y fueron incautadas en París. 

La participación de militares no se puso en duda, ya que el vuelo provenía del aeropuerto Simón Bolívar en Caracas, el principal del país, y ese cargamento pudo recorrer todo el país por tierra desde la frontera colombo-venezolana. 

Por eso, los puntos centrales del tráfico son los departamentos de Zulia, Táchira, Amazonas y Apure. “Las últimas cifras internacionales indican que por Venezuela pasan cinco toneladas semanales de estupefacientes —indicó ayer el diario ABC de España—. El 90 por ciento de la droga producida por Colombia pasa por territorio venezolano”. 

Nicolás Maduro ha dicho que el narcotráfico en Venezuela ha crecido gracias a las estrategias de la “derecha fascista” en Colombia y al aumento de las bandas criminales, o bacrim, con influencia en Venezuela. Insight Crime, por su parte, recuerda que las Farc son uno de los mayores productores del narcótico en el país y que sobre ellos la Presidencia de Venezuela no ha puesto ninguna responsabilidad.
 
Los vínculos entre militares y narcotraficantes parecen certeros por la facilidad con que la droga es transportada a través de Venezuela hacia los puertos. No existe, sin embargo, ninguna certeza sobre el cartel de los Soles ni se tiene ninguna prueba sobre su organización. “Hay células en las principales ramas de las Fuerzas Armadas —el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Guardia Nacional, desde el más bajo hasta el más alto nivel— que esencialmente funcionan como organizaciones narcotraficantes. 

Sin embargo, describirlas como un cartel en el estricto sentido de la palabra sería exagerado. No está claro cuál es el modus operandi entre estas células, aunque al parecer las rivalidades entre éstas han sido letales en el pasado”, dice Insight Crime en una publicación reciente. 

Lo cierto es que ha habido un cambio en los modos en que la droga va de un lugar a otro. Antes los narcotraficantes pagaban a los militares para conseguir un acceso a la zona, pagaban por su silencio. Ahora —según informes recientes de diarios en Venezuela y en España— los militares se encargan del transporte y también reciben parte de su pago en droga, lo que produce una nueva red de tráfico para conseguir una solvencia económica de dicha droga.
 
En 2012 —en tiempos del gobierno de Chávez—, el diario The New York Times reveló una serie de mapas que mostraban las rutas de la droga desde Apure y aseguraba que esto era una evidencia de que el gobierno no prestaba la importancia necesaria al tráfico de drogas y que, por otra parte, los ciudadanos de esas zonas debían quedarse en silencio a pesar de ver que los militares ayudaban a cargar los aviones y a distribuir hacia el exterior. 

Una de las acusaciones puntuales de Leamsy Salazar es que Cabello habría supervisado el momento en que un avión era cargado con cocaína en la península de Paraguaná. 

Cabello respondió que toda esta estratagema provenía de la oposición política, que incluso —según Cabello— fue la encargada de poner cerca de US$10 millones en efectivo en un camión detenido en Puerto Cabello. El dinero provendría del tráfico. 

Analistas sugieren que tanto sus declaraciones como las de Maduro apuntan a la creación de un enemigo exterior —sean los narcotraficantes colombianos, sea la oposición— para sostener el gobierno en un momento de crisis política causada por la escasez de los productos básicos y el racionamiento de energía. 

A eso vendrían, también, las acusaciones contra 22 directivos de medios de comunicación y periodistas por replicar la información sobre sus presuntos nexos con el cartel de los Soles. Los fiscales estadounidenses no han presentado imputaciones. 

lunes, mayo 18, 2015

POR YUSNABY PEREZ (CUBANO)





Solía visitar a mi abuelo una vez al mes y siempre me tenía un papalote nuevo. Él los fabricaba a mano y los vendía. Me enseñaba a usarlos. Los hacía blanco y negros, así me gustaban.
Él tenía una empresa constructora antes de Fidel y el Ché "se la quitó", o como decía él, se la compró por 400 dólares. 
En la sala tenía sus empolvados tomos de El Capital de Marx y tenía colgadas en la pared las medallas que obtuvo por "buen trabajador revolucionario". Viajó el mundo entero por aquellos años buscando contratos para ‪#‎Cuba‬ por todos lados. 
Orgulloso siempre me decía que cuando regresaba a la isla devolvía hasta el último centavo que le sobraba de la dieta. Tuvo 3 hijos profesionales, uno de ellos mi padre. 
Crecieron en un país donde era prohibido oír música en inglés o simplemente poseer dólares. Tuvo 6 nietos que crecimos en un país donde la ideología y el fanatismo apagaron la luz al final del túnel.

Hasta sus últimos días creyó en la Revolución. Aunque debo confesar que en los últimos años ya no aplaudía cuando veía a Fidel Castro por el televisor. Vivió su vejez con una pensión de 10 dólares al mes.
En sus últimos días cuando le fui a ver al hospital me dijo dos cosas: que me quedara con el primer papalote que él fabricó guardado en su armario y que tuviese siempre presente que "sólo se debe creer en ideas, jamás en personas". Ese fue su adiós... ‪#‎MiAbueloPepe‬

FRASES y REFLEXIONES

domingo, mayo 17, 2015

Una pequeña historia de nuestra Venezuela




MAS VALE CANCER QUE NÚNCA...
Por Rafael Marrón González - ATV

“El hombre es arquitecto de su propio destino” comentó el positivista
José Ingenieros, frase que inserta al hombre en la esfera del locus de
control interno, él y solo él es el responsable de las consecuencias -
positivas o negativas - de sus actos: Cobra o paga.

No es asunto de Dios ni del azar y menos de la suerte, esa ficción tan
del agrado de los operarios físicos. Cada ser humano cosecha lo que
siembra, quien siembre viento cosechará tempestad. 

Una persona que pase decenas de años sembrando odio, invocando la muerte y amenazando con la destrucción de toda una nación si no se pliega de rodillas
antes sus delirios totalitarios, no puede esperar cosechar compasión
en su desgracia. 

Una global alegría desbordada sucedió al anuncio de la muerte de Hitler. Y eso no significa que la humanidad de entonces era perversa por contentarse por la desaparición de un ser humano, sino que este monstruoso asesino sembró tanto odio que cosechó desprecio hasta para su condición humana. 

Este tipo de individuos que han mancillado con sus crímenes la historia de la humanidad, se creen predestinados por la naturaleza para sustituir a Dios en sus
designios, hasta que una soberbia bofetada cósmica los devuelve al
guiñapo corporal de su miserable realidad - sic transit gloria mundi.

Su desgracia personal es la ignorancia. Como el machista que cree que
nació sexo masculino porque superó una prueba arrechísima. Una serie
de circunstancias concatenadas los colocan en el ápice del poder, y en
lugar de usar ese privilegio para hacer el bien sin mirar a quien, se
convierten en fieras sedientas de obediencia y servilismo, rodeándose
de viles inescrupulosos, sin llegar a percibir que el poder, todo
poder, es transitorio.

Por mucho que dure será transitorio. Y de sí depende que su nombre sea 
arrastrado por el lodo en el albañal de la historia y negado hasta por aquellos que le sirvieron de rodillas para medrar a su lado. 

No puede esperar recibir conmiseración, cuando flaquea su naturaleza y se revela su frágil arquetipo de mortal común y corriente, un gobernante imbuido de su condición de Ser Supremo que aplique la maldad contra quien lo adverse, excluyéndolo del principio constitucional de la igualdad ante la ley y ante los beneficios que el

El Estado está obligado a suministrar a todos los ciudadanos.

Sería interesante preguntar que opina sobre esta grave enfermedad
autocrática, a la hija de Carlos Andrés Pérez, que, en silla de
ruedas, esperó inútilmente durante horas en las oficinas de la
cancillería, una autorización para viajar a los Estados Unidos para
recibir asistencia médica y que le fue negada por simple maldad. Todo
el inmenso poder del aparato del Estado aplastando los derechos de una
mujer inválida y enferma.

Preguntemos a los trabajadores de PDVSA que
fueron botados – burla mediante televisada: prrrrr estás bota´o - y
sacados a patadas de sus viviendas a media noche, por un aparato
militar que se cubrió deshonor, lanzando sus padres ancianos a la
calle, y no les pagaron sus prestaciones y se quedaron sin sus ahorros
y les anularon sus seguros médicos. 

Busquemos la opinión de los millones de venezolanos sentenciados al hambre y al desempleo por haber ejercido su derecho constitucional a firmar para revocar el
mandato del presidente y a aquellos que fueron obligados a retirar su
firma para no perder su empleo o la bequita del hijo.

Indaguemos la opinión de los familiares de los muertos en la Plaza Altamira, en el
puente Llaguno, a los sindicalistas a los que llamó “letrinas”, a los
periodistas vejados y golpeados y a los medios de comunicación
condenados a la insubsistencia o a la quiebra por mantener su
independencia y a los millones de humillados y ofendidos por haber
protestado por este mal gobierno que criminalizó el derecho a huelga y
la protesta social, para encarcelar a inocentes que luchan por sus
derechos laborales y por sus servicios públicos. 

Inquiramos que piensan los cientos de empresarios despojados vilmente de sus
empresas, fundos y terrenos y, además, lanzados al ludibrio público
para solaz de la canalla, y a los miles de desempleados ocasionados
por este tipo de políticas de Estado.

Conozcamos la opinión de lostrabajadores del sector público – como 
os médicos y profesores universitarios - a los que se ha negado un salario digno y la
contratación colectiva, y obligados a disfrazarse de rojo para asistir
–so pena de ser botados– a cuanto mitin tenga bien articular el
poderoso amo de la República.

Entrevistemos a los presos políticos, como la juez Afiuni, a Forero, 
a Simonovis, a Peña Esclusa, y a los exiliados y a sus familiares. Entre millones de casos, como el de Franklin Brito. Así que, sin hipocresías ni pacaterías pobrecitistas,
un suspiro de alivio recorre hoy las arterias de Venezuela, que siente
que se oxigena su futuro. 

Y la culpa de ese alivio no puede achacarse a la impiedad, sino que ha sido tanto el daño causado, tanto el miedo y el dolor infligidos, tanta la violencia y las amenazas, tanta la prepotencia de un Estado poderoso abatiéndose sin misericordia sobre
el porvenir de la nación, que nos alegramos mucho de que, por fin,
tenga fecha cierta de salida, ante la incertidumbre electoral, así que
más vale cáncer que nunca.

¿Arrepentido contrito o fiera herida?

Aunque todavía hay mucho escéptico que asegura que todo esto es una
obra de teatro para recuperar su maltrecha imagen electoral, soy de
los que están convencido de la verdad de su enfermedad, como lo
evidencia ese triste regreso a la dos de la madrugada a un aeropuerto
solitario, en el que lo esperaban cuatro de los gatos de su entorno
oportunista más íntimo, de los cuales destacó la cara de perro de su
hermano Adán, que denotaba molestia por el intempestivo regreso que
los agarró fuera de base.

Así que sí tiene cáncer –de colon o depróstata, cual de los dos peor- aunque 
su evolución es indeterminada.

En el video mediante el cual anunció a la nación su padecimiento –
develando a los mentirosos de su gobierno y reivindicando a quienes
dijimos la verdad- pudo el mundo percibir a un hombre atribulado,
disminuido por las consecuencias anímicas de la mortal noticia,
atontado todavía por el formidable mazazo que lo colocó en el
epicentro de la realidad, despojado de su mito de invencibilidad. Pero
ya lo hemos visto en actitud similar en otras ocasiones adversas,
aunque no tan contundentes como esta.

Recordemos al llorón de la Orchila o al hombre del Crucifijo del 13 de abril de 2002. Pero también a la fiera herida del 2 de febrero de 2007. Para no perder la
sindéresis y actuar por reacción. Los venezolanos –que no deseamos su
muerte ni nos alegramos por su enfermedad, pero tampoco sentimos la
menor lástima por su sufrimiento– nos los impide el recuerdo del
dolor infligido a la patria - solo esperamos que, ante la verdad de su
ineluctable destino, decida renunciar a su capricho enfermizo de
emular al decrépito asesino caribeño.

Todo es posible en el umbral

Estoy consciente de que es ingenuo esperar actitudes positivas,
equilibradas, ceñidas a la ley, de un bárbaro, que practica la maldad
y ritos satánicos, y cree haber recibido del pueblo esperanzado que lo
eligió por otras razones, un mandato para destruir la democracia y la
libertad, que son bienes preciados para lograr un estado de bienestar
general. 

Sin embargo, y repito, como su enfermedad – ue no es súbita
sino fue descuidada- ha generado una brusca dislocación de la
política venezolana, imprevista hasta para el más sagaz analista y el
más inspirado babalao, y para el propio afectado que sabe que los
venezolanos jamás vamos a acepar sin luchar el comunismo -una secta
de asesinos, ¿acaso “socialismo o muerte” no es un lema criminal?- y
convencido de que ya se le acaba el tiempo de juego, es posible que la
reflexión que suele provocar una situación terminal como esta, lleve
al doliente poderoso a revisar sus actuaciones liberticidas e
ilegítimas y a truncar las aspiraciones resentidas de alucinados y
malandros empoderados.

Y creo eso posible, no por ingenuo, sino porque
encontré una pequeña luz en el final de su discurso confesional –en
el cual insultó la Cuna de la Libertad iberoamericana al decir que
hablaba desde la “patria grande”– cuando expresó: “No quería ni
quiero para nada que me acompañen por senderos que se hundan hacia
abismo alguno”.

 Para buen entendedor eso basta. Aunque bien puede ser
retórica de asustado, pero, como ya regresó a amarrar a sus locos,
aunque los ratificó en sus cargos y se presentó en el balcón del
pueblo todo de uniforme y maquillado, para aparentar aspecto
saludable, pero no presidió los actos del cinco de julio, solo nos
queda esperar.

Amanecerá en Fuerte Tiuna y veremos. Solo si el buen
criterio –que nunca ha tenido– surge de las entrañas de su delirio,
la historia lo absolvería: Más vale cáncer que nunca.










El rompecabezas de la democracia no-liberal

Por Dan Rodrik y Sharun Mukand

PRINCETON - Hace casi dos décadas, el comentarista político Fareed Zakaria escribió un artículo profético llamado: "El ascenso de la democracia no liberal", en la que se preocupaba por el auge de los autócratas populares con poco respeto por el Estado de Derecho y las libertades civiles. En este tipo de democracias los gobiernos pueden ser elegidos en elecciones libres y justas, escribió, y sin embargo se violan sistemáticamente los derechos básicos de sus ciudadanos.

Desde que apareció este escrito de Zakaria, las democracias no liberales se han vuelto más la norma que la excepción.

Según Freedom House, más del 60% de los países del mundo son democracias electorales - régimen en el que los partidos políticos compiten y llegan al poder en elecciones programadas regularmente - a partir de alrededor del 40% a finales de 1980. Pero la mayoría de las democracias  no proporcionan igual protección ante la ley.

Por lo general, son los grupos minoritarios (étnicos, religiosos, lingüísticos o regionales) son los más afectados por las políticas y prácticas no liberales. Pero los opositores al gobierno de todas las tendencias corren el riesgo de la censura, la persecución  y el encarcelamiento injusto.

La verdadera democracia se basa en tres grupos distintos de derechos: 1 ) los derechos de la propiedad, 2 ) os derechos políticos y 3)  los derechos civiles. El primer conjunto de derechos protege a los propietarios e inversionistas de la expropiación. El segundo, asegura de que los grupos que ganaron la  contienda electoral puedan asumir el poder y elegir sus políticas a su gusto - siempre que las políticas no violan los otros dos conjuntos de derechos. Por último, los derechos civiles que garantizan la igualdad de trato ante la ley y la igualdad de acceso a los servicios públicos: como la educación y la salud.

Los derechos de propiedad y los derechos políticos ambos tienen beneficiarios poderosos. Los derechos de propiedad son de interés para las élites principalmente - los propietarios e inversionistas.

Pueden ser relativamente pocos en número, pero pueden movilizar recursos materiales. pues  si no lo hacen salen surgen problemas. Ellos pueden tomar su dinero en otro lugar, o elegir no invertir -  e imponer costos sustanciales al resto de la sociedad.

Los derechos políticos son de interés para las masas organizadas principalmente - la clase obrera o la mayoría de los empleados, dependiendo de la estructura y las divisiones en la sociedad. Los miembros de la mayoría pueden ser relativamente pobre, pero los números pueden estar de su lado. Ellos pueden amenazar a la élite con sus huelgas y expropiación.

Los principales beneficiarios de los derechos civiles, por el contrario, suelen ser para la minoría que ni la riqueza ni el poder. Los kurdos de Turquía, los Romanos de Hungría,  los liberales de Rusia, o la población indígena de México normalmente tienen poco poder dentro de sus países. Sus demandas por la igualdad de sus derechos no tienen el potencial adecuado.

Las Teorías qué pretenden explicar los orígenes históricos de la democracia han pasado por alto esta asimetría entre los demandantes por los diferentes tipos de derechos. Estas teorías giran en torno a gran parte de un acuerdo entre la elite propietaria y las clases trabajadoras: ante la amenaza de la rebelión, los Elites amplían la franquicia y permiten a las masas votar. A cambio, las masas - o sus representantes - se comprometen a no perjudicar a la élite.

Por supuesto, la élite prefieren autocracia en la que gobiernan solos y proteger sus propios derechos, pero nadie más. Durante la mayor parte de la historia humana, tenían su manera.

Una verdadera democracia se convierte en viable sólo cuando las masas son capaces de organizarse y movilizarse en torno a sus intereses comunes. Esto hace creíble tanto su amenaza de insurrección antes sus reclamos y la promesa de proteger los derechos de propiedad. Históricamente, las movilizaciones para estas búsqueda ha sido el producto de la industrialización y la urbanización,  o las guerras o luchas anti-coloniales.

Pero la tesis, por su propia naturaleza,  sería producir democracias electorales en lugar de las democracias liberales. Las minorías desposeídas que tienen la participación más fuerte de los derechos civiles no juegan ningún papel en la transición democrática por la sencilla razón de que ellos normalmente no pueden llevar nada a la mesa de negociaciones. Así que los rendimientos democráticos de la propiedad y la negociación y los derechos políticos, pero sólo en raras ocasiones los derechos civiles también.

Visto desde esta perspectiva, el rompecabezas no es por qué la democracia se vuelve tan a menudo a ser liberales. ¡Es que la democracia liberal jamás deberían surgir.

Una serie de circunstancias hizo favores la democracia liberal es la ausencia de divisiones étnicas de identidad u otros clara entre los no-élites. Homogeneidad cultural y social significa que no hay ninguna minoría identificable contra de la mayoría que puede discriminar. Los países escandinavos, históricamente, así como Japón y Corea del Sur, más recientemente, se aproximan a este prototipo.

Una situación diferente produjo un resultado similar es la presencia de múltiples y superpuestas divisiones. Si no hay distinción clara entre mayoría-minoría, cada grupo en el poder puede estar dispuesto a reconocer los derechos de los demás por temor a que podría enfrentar un período fuera del poder en el futuro. Este es el tipo de equilibrio precario en, por ejemplo, la democracia "consociacional" del Líbano - hasta que el crecimiento demográfico diferencial y la intervención externa deshicieron eso.

Una tercera posibilidad es que más distintivo de escisión étnica o racial de la sociedad se alinea con la idea de separar las masas de la elite propietaria. En Sudáfrica, por ejemplo, los blancos eran tanto la élite y la minoría racial. Cuando el gobierno del apartheid negoció con el Congreso Nacional Africano antes de la transición democrática de 1994 que exigía la propiedad y los derechos civiles de la minoría blanca, a cambio de los derechos políticos de la mayoría negro, entonces la negociación ha sobrevivido muy bien, a pesar de los tiempos difíciles que  hicieron  de la democracia sudafricana un experimentado recurso,  desde entonces.

Por otra parte, tal vez la democracia liberal tiene poco que ver con el equilibrio de los poder entre los grupos sociales y sus motivaciones estratégicas. Tal vez se requiere en cambio, la evolución en el tiempo de una cultura de la tolerancia y de  las libertades civiles. O tal vez Ambos son necesarios para sostener las instituciones de la propiedad, política, y los derechos civiles a más largo plazo.

Sea cual sea el motivo de la aparición de la democracia liberal, no deberíamos estar sorprendidos por lo poco común que es en la práctica. Sólo en raras ocasiones las fuerzas políticas se alinean para producir una versión sostenible de la misma.

miércoles, mayo 13, 2015

NO PUEDEN SALIR DEL PAIS




Una juez de Caracas impuso la prohibición de salir del país a los directores de los medios venezolanos El Nacional, Tal Cual y La Patilla, a los que el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, había demandado por difamación, informó la primera de las publicaciones.
Además, la jueza 12 de juicio del Área Metropolitana de Caracas, María Eugenia Nuñez, habría prohibido salir del país a otros 19 directivos de esos tres medios, según la edición digital de El Nacional, que asegura que los afectados aún no han sido formalmente notificados de la prohibición.
Los directores del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero (que es además presidente-editor); del semanario Tal Cual, Teodoro Petkoff, y del diario digital La Patilla, Alberto Ravell, junto a los otros 19 directivosdeberán presentarse una vez por semana ante el tribunal.
El pasado 21 de abril, Cabello anunció la presentación de una demanda contra los tres medios por publicar una información del diario español ABC que aseguraba que él estaría siendo investigado por la fiscalía federal del Distrito Sur de Nueva York por supuesta vinculación con la organización de narcotráfico del Cártel de los Soles.
La acusación contra la máxima autoridad parlamentaria se sostendría en unas supuestas declaraciones del militar venezolano Leamsy Salazar, a quien la información identificaba como antiguo jefe de seguridad de Cabello, posición que este rebajó a "miembro" del equipo, y que se encontraría colaborando con las autoridades estadounidenses, según el diario español.
La demanda presentada por Cabello contra los tres diarios por difamación incluía a los accionistas, directores, consejo editorial y dueños de las publicaciones.
Según El Nacional, en la denuncia del presidente del Parlamento se pedía la prohibición de la salida del país y la presentación periódica ante el tribunal por "presunciones razonables" de peligro de fuga y de obstaculización de la Justicia.
En una entrevista con la cadena NTN24 recogida por El Nacional, Miguel Henrique Otero aseguró que la juez decretó la prohibición de salir del país "sin haber emitido las boletas de citación", lo que consideró "totalmente irregular".
Otero consideró que en Venezuela "los jueces dependen del Ejecutivo, reciben órdenes directas del Gobierno" y afirmó que "la Justicia es un instrumento del Ejecutivo para criminalizar a la disidencia".
El director de Tal Cual, Teodoro Petkoff, que recibió la semana pasada elpremio de periodismo Ortega y Gasset por parte del diario español El País, tenía ya prohibido salir de Venezuela a causa de una anterior demanda presentada contra él por Cabello.

lunes, mayo 11, 2015

ALEMANIA y la UNION SOVIETICA







Posted: 11 May 2015 04:03 PM PDT
thumbnailjosetorohardy

En su reciente gira por Rusia, en mandatario de nuestro país emitió una curiosas declaraciones con su muy personal interpretación acerca de una historia. Habló de la “mezquindad” de Occidente contra “la verdad histórica de que fue el Ejército Rojo”, el pueblo ruso, le quebró el espinazo a la maquinaria de guerra nazifascista. Hitler fue alentado por la burguesía y el sector financiero de toda Europa, de Alemania y EEUU”

Curiosa interpretación de quien obviamente no tiene muchos conocimientos de la historia. Quiero pues, con el mayor respeto dada su alta investidura, explicarle que si bien la indiferencia de Occidente y la debilidad de Chamberlain en mucho contribuyeron al fortalecimiento de Hitler, estas fueron, si se quiere, posturas “pasivas” que el líder nazi aprovechó para fortalecerse. Pero en cambio, la postura de Joseph Stalin y de la URSS no sólo fue “activa” sino además “cómplice”.

En efecto, en evidente violación al Tratado de Versalles, Hitler comenzó a armar a Alemania a una velocidad vertiginosa. De hecho estaba construyendo el ejército más poderoso que había conocido la humanidad. Lo estaba dotando de una poderosa aviación con bombarderos, cazas y aviones de todo tipo. Además, fabricó decenas de miles de tanques de guerra (panzertroopen), cañones de gran calibre que podían ser transportados fácilmente, camiones para movilizar con rapidez sus tropas que día a día crecían en número, motocicletas e infinidad de vehículos de todo tipo y, como si todo lo anterior fuera poco, una marina en la cual se contaban por miles buques para el transportes de tropa, acorazados, destructores, submarinos y toda suerte de embarcaciones.

Ahora bien, la característica fundamental de esa apabullante maquinaria bélica era su capacidad de rápida movilización. Nunca el mundo había conocido ejércitos que pudiesen ser movilizados con tan aterradora velocidad… Y allí estaba precisamente la única debilidad del Führer.

El aplastante aparato bélico que había creado estaba sediento de “carburante” como se le decía en esa época. Sin el petróleo aquel era un monstruo paralítico.

Y ahí es precisamente surge la complicidad de Stalin. Sabiendo perfectamente que los nazis se habían fortalecido en Alemania como reacción contra el comunismo, sabiendo perfectamente que en su “Mein Camp” Hitler había establecido que consideraba a la URSS como parte del “Levensraum” o espacio vital que la “raza aria” requería para su desarrollo, Stalin cometió la torpeza histórica de proporcionarle a Hitler lo único que éste necesitaba para poner en movimiento sus ansias invasoras: el petróleo.

En efecto, en un acto de egoísmo sin precedentes históricos, el 23 de agosto de 1939, la Alemania Nazi y la URSS comunista suscriben un Pacto de no agresión. Hitler nada tendría que temer de la URSS si esta invadía a Occidente. En otras palabras, Stalin le cubriría las espaldas al Fúhrer. Pero además, a través del Pacto Von Ribbentrop / Molotov -que así se llamó aquel acuerdo monstruoso- la URSS le proporcionó a Hitler todo el petróleo que necesitaba.

Pocos días después de la firma del Pacto, estalla la II Guerra Mundial. En la llamada “blitzcrieg” (guerra relámpago), la Werhmacht avanza con una velocidad sorprendente. Después de un bombardeo inicial por parte de la Luftwafe y el despliegue de los paracaidistas,los panzertroopen atraviesan las frontera y se apoderan con rapidez vertiginosa de prácticamente toda Europa occidental.

Nada de lo anterior hubiera sido posible sin la complicidad de Stalin, quien observaba complacido como los países capitalistas de Europa occidental estaban siendo destruidos. Probablemente confiaba Stalin en que la última gran batalla sería la conquista de Gran Bretaña. Bajo tales condiciones los nazis y los comunistas podrían convivir en paz dominando el mundo.

Pero nunca se imaginó Stalin que Japón, a quien consideraba su próxima presa, atacaría por sorpresa a los EEUU en Pearl Harbor, despertando a aquel gigante aislacionista. Hitler inmediatamente le declara la guerra a los EEUU y allí cambia el rumbo de la historia.

Comprendiendo que con el apoyo de la nación norteamericana Gran Bretaña sería difícil de conquistar, cambia sus estrategias aplazando la invasión a ese país y confiándole se derrota a la Luftwafe. Simultáneamente Hitler revierten su furia contra quienes el práctica había sido su más valioso apoyo en sus victorias contra Occidente: la URSS y su hasta ese instante aliado Joseph Stalin.

No había comprendido Stalin que el petróleo que le daba a Hitler era tan vital para Alemania, que inevitablemente los nazis tratarían de apoderarse de sus fuentes. Así, el 22 de junio de 1941, se desata la Operación Barbarroja. 

La Wermacht avanza con brutal fuerza sobre la URSS destruyendo todo a su paso. Lo único que pudo detener el avance nazi fue el invierno que ya adelantó. Las tropas nazis habían planeado apoderarse de la URSS antes del invierno, por lo cual sus tropas no estaban adecuadamente equipadas para el frío.

Mientras tanto Stalin que hasta ese momento había aplaudido y admirado la destrucción de Occidente, clamaba ahora por la apertura de un Segundo Frente. Pero los Aliados, se estaban preparando. EEUU tenía sus manos ocupadas en el Pacífico enfrentando a Japón. La destrucción de la URSS parecía un hecho si los aliados no ocurrían en su auxilio.

Ciertamente en la II Guerra Mundial, la URSS terminó pagando el mayor precio en términos de vidas humanas. A la vez, fueron la URSS y su líder comunista Joseph Stalin los mayores responsables de alimentar la furia de aquel monstruo que fue Hitler. Por otra parte, si los aliados no acuden en su auxilio con la apertura del Segundo Frente y el Desembarco de Normandía, así como la dotación masiva de armamento, la URSS estaba condenada a la más brutal derrota.

Vale la pena la breve revisión histórica realizada para comprender el inmenso desconocimiento que muestra Maduro al achacar prácticamente el triunfo en la II Guerra Mundial al Ejército Rojo. Repito, se equivoca Maduro al culpar a la “burguesía y al sector financiero de toda Europa y EEUU”, por la II Guerra Mundial. Si alguien debe cargar con esa culpa es Stalin.
petoha@gmail.com
@josetorohardy

JUSTICIAS PARA LAS MADRES

Cuatro madres que no esperan flores ni regalos, ellas sólo piden justicia

CuatroMadres
Maria Alesia Sosa Calcaño
Las cuatro son madres. Las cuatro coinciden en una cosa: dejaron atrás el llanto y lo convirtieron en acción para conseguir justicia por la muerte o detención de sus hijos. También tienen en común que su rol de madre cambió para siempre. Desde un día, que prefieren no recordar, su labor ya no es cuidar de sus hijos, sino velar porque se haga justicia en cada uno de sus casos. Desde El Caracazo hasta las protestas de 2014, distintos sucesos de la historia de Venezuela, marcaron la vida de estas cuatro mujeres, que ya no celebran el  Día de las Madres como las demás.
Hilda
Hilda Páez, mamá de Richard (17)
“Si no pude resolver el asesinato de mi hijo, trabajo para que se haga justicia en otros casos”
El 3 de marzo del 89, Hilda Páez se enteró que habían matado a su hijo mayor, Richard Páez, de 17 años. Lo mataron en Maca, Petare, los días posteriores a El Caracazo.
Han pasado 26 años, y a Hilda todavía se le aguan los ojos cuando habla del tema. “Nosotros vivíamos una vida muy feliz con nuestros dos hijos. Y de la noche a la mañana crearle a uno esa cosa, la pérdida de un hijo. Es como que uno pierde algo de uno mismo. Yo en ese momento quería morirme”, dice, a la vez que reconoce que no encuentra las palabras para describir el dolor que siente.
“A él le gustaba el deporte. Lo metí en karate, en beisbol. Yo siempre buscándole cosas a mis hijos para tenerlos en cosas muy bonitas, para que venga una persona así a matarlo como un perro. Bueno nos desgració la vida”, resume.
Ese día comenzó una lucha por buscar a los responsables de la muerte de Richard, que apenas era un joven que estudiaba cuarto año de bachillerato en el Liceo Gustavo Herrera.
El caso de Richard nunca se resolvió, los culpables no pisaron la cárcel por ese crimen, nunca se determinó quiénes fueron. Aunque su madre asegura que fueron unos funcionarios de la Policía Metropolitana. “Ninguno de los responsables del asesinato de mi hijo ha estado preso. Llevaron a unos supuestos policías a declarar y más nunca nos dieron respuesta. No hemos recibido justicia. Lo único que recibimos fue una indemnización, y eso no repara el daño de nuestro hijo. Ya después que le quitan la vida, ¿qué? No me lo van a revivir”.

Hilda dice que desde que “les llegó esa tragedia”, no ha dejado de trabajar. Al principio empezó a caminar por el sector donde vivía y donde mataron a su hijo, para que la gente conociera el caso, supieran quién era Richard y pedir justicia.
Tuvo que ir cientos de veces a Fiscalía, a Tribunales. En esas diligencias se encontró a otras madres que también habían perdido a sus hijos en esos días. Entonces, se organizaron y conformaron el Comité de Familiares de las Víctimas del Caracazo (Cofavic), una organización no gubernamental dedicada a la protección y promoción de los derechos humanos.
“Mucha gente me dijo que no me pusiera a trabajar en esto, que lo iba a recordar mucho y que lo que iba a ser era llorar. Pero, ¿qué iba a hacer yo en mi casa? A veces me daba cosa con mi esposo, porque no importaba lo que yo estuviera haciendo y me llamaban que había que ir a la morgue o a tribunales, a donde fuera, aLa Peste, yo iba”.
Todavía no se explica de dónde le sale tanta energía, pero luego se responde y sabe que lo hace por su hijo. El dolor se transformó en acción. “Estábamos echando para adelante, y después me vino esta cosa tan terrible, cómo quitarle la vida a un hijo de uno. Yo me imaginaba que mi hijo me iba a enterrar a mi, y no yo a él. Dije, no me puedo quedar encerrada en mi casa. Hay que hacer tal cosa, ir para tal parte, para allá voy yo”.
Recuerda con nostalgia que su hijo era quien los iba a sacar adelante. “Todo lo que hicimos para levantar a nuestros hijos y vengan a quitarle la vida así. Vivíamos en un ranchito. Su papá medio leía y escribía, y yo sólo llegué a sexto grado. Su papá trabajando en latonería y pintura. Yo, trabajando en una escuela, para sacarlos adelante. Y que venga alguien así a quitarle la vida. No saben con la lucha con que nosotros lo habíamos sacado adelante. Su papá nunca fue a un colegio, y echando pa’ lante para que su hijo pudiera estudiar. Los ayudamos para que en un mañana no fueran iguales que nosotros. ”.
Lleva 26 años trabajando en Cofavic, y aunque no ha podido ver justicia en el caso de Richard, tiene otras satisfacciones. Cuenta que esa organización no se limitó a buscar justicia por las víctimas de El Caracazo, también trabajaron con familiares de víctimas de la masacre del Retén de Catia o del deslave de Vargas. “Yo digo, bueno Dios mío, si yo no pude resolver el caso de mi hijo, me queda la satisfacción que he trabajado por otras personas”.
Recuerda que el trabajo empezó por darle talleres de Derechos Humanos a los funcionarios de las policías del Estado. “Dios mío, ¿tú sabes lo que es darle talleres de DD HH a los policías que habían matado a mi hijo. Pero dije, aquí estamos, hay que dar esa enseñanza”, asegura. Cuenta que han llegado muy lejos, y que hizo cosas que jamás se imaginó, como encadenarse a las rejas de Miraflores para implorar que buscaran a los responsables de los eventos de febrero y marzo del 89. Cuando agotaron las instancias nacionales, llevaron los casos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Hoy recibe a las personas que llegan a Cofavic para buscar apoyo y hacer su denuncia. Hilda, está en la entrada de la sede de la organización, en el departamento de documentación. Allí les toma los datos y recibe la denuncia. Dice que todas llegan desesperadas, y ella las calma, y sobre todo les dice que deben tener paciencia. “Les digo a las madres que tienen que calmarse. Yo las entiendo. Yo pasé por la misma desesperación con la que ellas llegan a Cofavic, pero han pasado 26 años y todavía el caso de mi hijo no se ha resuelto”.
Ella no pierde la esperanza, quiere que los responsables paguen. Para eso, cree que tiene que seguir trabajando.
En la organización, se encarga de acompañar a las madres a las diligencias que tienen que hacer y las enseñan cómo deben moverse frente al sistema de justicia para que las respeten. “Estoy muy triste porque hay muchas madres que estamos perdiendo a nuestros hijos. No quisiera que nuestra Venezuela siguiera en esta violencia. Yo trato de poner un granito de arena desde Cofavic”.
Además dice que en Cofavic ha encontrado una familia, se reúnen en Navidad y hacen actividades juntas.
“No tenemos esa alegría como antes. Aunque son muchos años. Uno tiene que visitar a su hijo al cementerio. No es igual. Cuando estoy con mi otro hijo y mis nietas es que nos alegramos un poco”, dice, y sólo entonces se le dibuja una sonrisa.
MElena
María Elena Delgado, mamá de Erasmo (15), Norkeliana (12) y Wilmer (40)
“Los delincuentes no matan al muerto nada más, matan a la familia completa”
María Elena Delgado ha vivido cada una de las muertes de sus hijos de forma distinta. Le han matado tres. Primero a Erasmo José, a los 15 años de edad, después Norkeliana del Milagro de 12 años, y luego el mayor, Wilmer, que tenía 40 años. Todos a tiros, en Petare, donde se criaron.
“Los delincuentes no matan al muerto nada más, matan a la familia completa”, asegurá María Elena Delgado.
Dice que siempre los recuerda, no hace falta que sea una fecha especial. “Es algo muy difícil, no es sólo el Día de la Madre o del Padre, sino en Navidad, y a cada momento uno los está recordando”.
María Elena es una mujer fuerte, no llora cuando habla de sus hijos muertos, pero tiene la mirada apagada, dice que no los olvida ni un instante. No sabe explicar el dolor.
Con cada uno, hizo la denuncia del asesinato, pero son sólo tres casos entre los miles y miles que la impunidad no permite cerrar.
“Cuando me mataron mi primer hijo, la cosa no fue tan complicada. Al principio el tipo se dio a la fuga. Aquello quedó muy dentro de mi. Supe sobrellevar la situación. Y cuando me dijeron que lo habían atrapado nunca lo vi”, dice y reconoce que no sabe si después lo soltaron.
Cuando asesinaron a Norkeliana, comenzó un verdadero Vía Crucis en el sistema judicial. “Fue un proceso horrible en los tribunales. Yo pasé maltratos, vejaciones y  humillaciones”. Pero Delgado asegura que no se dejó ofender por los funcionarios, y siguió su proceso judicial.
Después supo que atraparon a uno de los muchachos. “Montaron un parapeto tan grande con el caso. Se llevaron un tribunal a la calle donde le habían dado los tiros. Llevaron escribiente, personal de balística, todo”. Ella estuvo encima de las diligencias del caso pero no tuvo suerte. El fiscal que la estaba atendiendo le respondió que quizás la ley divina era la que iba a llegar. “Y así pasó. Después me enteré que mataron a los muchachos, se mataron entre ellos mismos”. Aunque, inmediatamente reconoce que no cree en la “justicia divina” porque “Dios no mata, Dios sólo da la vida”.
Cuando le mataron el tercer hijo, ya había perdido la fe en la justicia. Solamente puso la denuncia del asesinato. “Como me dijeron los mismos policías: ‘Si los agarramos, después los sueltan”.

Dice con resignación que en Venezuela no hay justicia. “No quise seguir con eso. Siento que eso lo desgasta más a uno”. Repite, que en las diligencia del sistema judicial, lo que reciben las víctimas son maltratos. “¿Con la niña por qué me tenían que decir que era un ajuste de cuentas? Una niña de 12 años”. Más que dolor, eso le producía rabia.
A María Elena también le mataron un nieto y un sobrino. Dice que la impunidad y la violencia -fomentada por los propios gobernantes- es lo que tiene a los venezolanos matándose unos a otros.
“El problema es que las leyes no se cumplen. Ni para los delitos más pequeños. Uno se consuela uno mismo. No hay otra forma”.
Ella, que ha enterrado tres hijos, cree que la mejor manera de “procesar” ese dolor es hablando del tema y compartiendo con otras madres que han pasado por lo mismo.
Por eso coordina la Red de Apoyo entre madres víctimas secundarias de la Violencia. Es una organización para reunir a mamás que han perdido a sus hijos por la violencia desatada en el país. Se reúnen en la Universidad Metropolitana y dan apoyo, compañía y aliento a las madres que están pasando por ese dolor.
María Elena lleva consigo un panfleto que reparte por el barrio Unión de Petare, donde vive. El papel, -una fotocopia- reza lo siguiente: “Madre: no tienes que vivir tu dolor sola”.
Cree que si una madre se guarda ese dolor, se vuelve loca. Vuelve al tema de sus hijos: “Yo soñaba que mis hijos llegaran a ser profesionales y me superaran a mi. Es algo muy frustrante, uno piensa que se le acaba la vida, pero tiene que pensar en los otros hijos”.
Piensa en el día de las madres y aunque no lo celebra de ninguna forma especial, está convencida del único regalo que quisiera. “Para mí, el mejor regalo sería volver a ver a mis hijos. Eso sería lo más grande. Porque un regalo así material, no me apetece”.
**Para entrar en contacto con la Red de apoyo para madres puede escribir aredeapoyoporelcambio@gmail.com o llamar al 0412-9565337**
Manuela
Manuela Pérez, mamá de Adriana (28)
“Tenemos que exigir para que paguen los culpables. No denunciar nos hace cómplices”
Ella es la mamá de Adriana Urquiola, la joven asesinada el 23 de marzo de 2014 y que era intérprete de lengua de señas del noticiero Venevisión. Estaba embarazada de 7 meses. La mataron cuando trataba de cruzar una guarimba en la carretera Panamericana. El asesino, Johnny Bolívar, se molestó por la protesta, sacó un arma y disparó. Le dio en la cabeza a Adriana.
“Vivo para denunciar”, dice Manuela Pérez. Cuenta que su vida se paralizó el día que asesinaron a Adriana. Recuerda que los últimos meses fueron de pura ilusión. Se hablaba de un sólo tema en la casa: el bebé que Adriana estaba esperando. “Iba a ser el primer nieto, toda la vida giraba en torno a ese momento. Me imagino que le pasa a todas las abuelas”.
Pero pasó esto, y todo cambió. Tiene otra hija pero vive fuera del país.
“Mi vida está basada en lo elemental del ser humano, y el resto del tiempo, lo dedico a la denuncia”.
Manuela trabajaba en una empresa de importaciones, pero después del asesinato de Adriana paró de trabajar en eso. “No tengo ánimo, no hay espíritu para concentrarse en otra cosa”, explica.
Su tiempo transcurre investigando en redes, datos sobre el asesino de su hija, yendo a tribunales, a los medios de comunicación. “También busco el por qué. Aún no consigo la respuesta para explicar que él está libre, aunque tiene 24 años de sentencia por secuestro y estafa. No hay funcionario que me de la razón”.
Manuela reconoce que más de un año después, se levanta todas las mañanas y llora. También dice que ha recibido apoyo y solidaridad de muchos entes del Estado. Pero exige mucho más que eso. “Con las lágrimas y la solidaridad de los funcionarios no me basta, yo lo que quiero es que se haga justicia, que él sea enjuiciado y pague, para yo poder tener paz”.
El caso de Adriana -recalca su mamá- es un caso de simple delincuencia.
“Tuve la suerte de que el asesino de mi hija fue identificado, muchas madres nunca saben quién mató a sus hijos. Eso me hace querer llegar al final de todo esto”.
Sabe que su vida nunca va a ser la que fue porque nadie le va a devolver a Adriana, pero está segura que cuando se haga justicia, tendrá un poco de paz y tranquilidad.

Desde que, siete días después del asesinato, se emitió la orden de captura de Johnny Bolívar, el juicio no ha avanzado más.
“No comprendo por qué no es posible determinar si está dentro o fuera del país”, declara.
La madre de Adriana todavía cree que esto es un mal sueño. “Hay veces que me levanto y pienso que estoy en una película. Todavía no puedo creer que hablo de mi hija como un muerto. Me cuesta mucho aceptarlo”, confiesa.
Se convence de que su hija cumplió con la misión que tenía en la vida. “Creo que ella tenía una misión, y a mi también me dejó una tarea, que es resolver este caso, y que esa persona pague”.
A las madres que están pasando por esto, les recomienda que sólo queda el consuelo de conformarse, y seguir. “Tenemos que exigir y que se haga lo que se tenga que hacer para que paguen los culpables. No denunciar nos hace cómplices”.
Este año no saben qué van a hacer el día de la madre. No hay planes. Siempre se reunían, toda la familia, pero la vida de Manuela cambió.
“Yo sigo viviendo hasta que Dios disponga. No sé si este caso me cambió la vida para que hiciera una fundación o algo parecido, para sacar algo positivo de esto”.
Ingrid
Ingrid Mantilla, mamá de Rosmit (26)
Como madres tenemos que seguir por ellos, por los ideales de los hijos muertos o presos”
Ingrid es la mamá de Rosmit Mantilla, preso desde el 2 de mayo de 2014. Mantilla es activista de Voluntad Popular y defensor de los derechos de la comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual y Transexual (LGBT). Se lo llevó detenido una comisión del Sebin, que entró a su casa de Caricuao, en Caracas, por una supuesta denuncia que habían recibido de un patriota cooperante. Hoy está imputado por asociación para delinquir y obstrucción de las vías públicas.
La audiencia preliminar de su caso se suspendió once veces. Nueve meses después de su aprehensión, el juez anunció que sería juzgado en tribunales y que debía permanecer preso en el Helicoide. El juicio aún no comienza.Fue ocho días después de su detención, que la dejaron verlo.
“Lo primero que me dijo apenas fue: ‘No me reclames nada, todo esto lo aprendimos en la casa”.
Ingrid dice que todos sus hijos son unos luchadores, preocupados por el país y muy activos. “Nunca tuve miedo de que lo detuvieran porque esos valores se los inculcamos en la casa. Orgullo sí, mucho orgullo”, reconoce.
La mamá de Rosmit vive en San Cristóbal, estado Táchira y tuvo que dejarlo todo y mudarse a Caracas para ocuparse del caso de su hijo.
“Yo trabajaba y dejé mi trabajo para dedicarme solamente a esto. Tengo que estar visitando medios, estar detrás de los abogados, ir a tribunales, a la Fiscalía, ir a muchos sitios, no me doy a basto”.
Sólo puede verlo dos veces a la semana, los miércoles y los sábados. A veces no puede aprovechar el día de visita porque debe atender diligencias del caso de Rosmit, audiencias de otros estudiantes o reuniones con otros padres. “Uno tiene que aprender a ser madre, periodista, buscar todas las noticias de su hijo. Dejas de ser madre, para ser de todo: periodista, policía, abogado, de todo”.

Rosmit es el mayor de tres hijos. Tiene dos hermanas menores. Los tres son estudiantes universitarios. Él estudia comunicación social en la Universidad Santa María, pero tiene un año sin ir a clases, desde que está preso.
Su mamá recuerda que desde muy pequeño, Rosmit declaró su tendencia homosexual y todos en la casa se la respetaron. “Mi hijo es así y se lo respeto. El amor de madre no distingue si mi hijo es gay, perfecto, enfermo. El dolor que yo siento es el mismo que siente la mamá de Leopoldo López, y la mamá del señor Gilberto. Es igual para todos”, explica.
Ella dice que llora mucho en las noches, pero ese llanto lo convierte en lucha al día siguiente. Repite como un mantra que no puede echarse en una cama a llorar.
“Si nuestros hijos están allá adentro, porque quisieron hacer justicia por su país, nosotros tenemos el deber de que ese trabajo de ellos no se pierda. Como madres tenemos que seguir por ellos, por los ideales de los hijos muertos o presos. No podemos darnos el lujo de llorar”.
No quiere celebrar este año el día de la madre. “No podría. Él está preso y mi corazón no me da para celebraciones. Yo estoy guardando todas esas fechas, su cumpleaños, el nacimiento de mi nieto, para cuando salga mi hijo. Ese día va a haber una fiesta en los corazones de toda la familia”.
Como Hilda, María Elena, Manuela e Ingrid, miles de madres venezolanas no celebran este día. Esperan que se haga justicia en los casos de sus hijos que fueron asesinados o encarcelados injustamente.