domingo, febrero 07, 2016

Lo que dice MALAVER





El jueves pasado -24 aniversario del nefasto 4 de febrero del 92- Maduro prorrumpió en aullidos frente a unos pocos seguidores que logró reunir frente al Palacio de Miraflores.

“Me declaró en rebeldía” farfulló “y me preparo a impedir por las buenas o por las malas que la oposición tome el poder… ¿Y el pueblo va a permitir que la oligarquía, que ganó la Asamblea Nacional por la confusión de un sector de nuestro pueblo, tome el poder político en Miraflores?”,

En otras palabras que, “el presidente del mientras tanto” (Henrique Capriles dixit) piensa que 7.707.424 electores que votaron contra sus candidatos en las elecciones parlamentarias del 6D, y los 13 o 14 millones que sufragarán contra él en el “Referendo Revocatorio” que, cual boa constrictor, lo asfixia por los cuatro costados, están confundidos, despistados, equivocados, y él, el Inspector, el Comisario o Agente Maduro, es el dueño de la verdad.

Casi sin querer se me agita en la memoria la frase de Shakespeare en el Acto V, Esc V, de Macbeth : “La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia que no significan nada”. O mejor aquella de la Esc III, del mismo acto: “Búsquenlo ahora que sus asesinatos secretos le atan las manos, que las revueltas que se suceden de minuto en minuto le reprochan su mala fe…Búsquenlo ahora, en fin, que su dignidad real flota alrededor de él como el manto de un gigante que hubiese robado un enano”.

Pero Maduro no es Macbeth, quien al fin y al cabo era un bravo guerrero que se batió y distinguió en las guerras de la Escocia medioeval contra los invasores noruegos, en cambio que, el “hombre de los aullidos”, no viene de ninguna parte, no tiene nombre, profesión o educación confiables y sus guerras no han sido otras que las de la adulancia, el trucaje, la estafa y la abyección.

De ahí que dude que, no un Shakespeare redivivo, sino un escritor que se precie de tal -y brille por su arte y encanto-, se ocupe de contar su tragedia, a menos que sean ases especializados en investigaciones criminales como Leonardo Padura, Arturo Pérez-Reverter y Svetlana Alexievich, y se atrevan a contar el horror de cómo gobiernos, partidos y líderes de un subcontinente llamado Suramérica se confabularon con una pandilla de pícaros para desvalijar las riquezas de la infortunada Venezuela.

Pero una Lady Macbeth tropical ronda por ahí, quizá más original e intrigante que su alocado esposo, tan ambiciosa, audaz y solapada como la modélica, experta en mover marionetas y quizá el centro, núcleo o causa real de que 28 millones venezolanos duden hoy de que una élite de civiles y militares fuera de ley, respeten el mandato constitucional que establece que están obligados a detener la destrucción de Venezuela e irse a sus casas sin agregarle el horror de la guerra civil a un país donde ya casi no queda nada que destruir.

Porque, de eso se trata señor Maduro: de salvar o hacerse cómplice de la destrucción de la heredad que nos legaron los Padres Fundadores de Venezuela, y de que usted, cuando no está repartiéndola entre compinches que solo piensan en sus intereses personales o los de sus países, pues procede a engullírsela poco a poco, pedacito tras pedacito.

De modo que, tiene que irse Maduro, tiene que regresar a su casa, tierra o pertenencia de origen, porque los venezolanos, literalmente, ya lo echaron, le enseñaron el camino de vuelta, le dieron ticket de autobús, barco o avión sin retorno –¡imagínese en una Venezuela donde cuesta tanto encontrarlos!- y aprovéchelos, porque si no, se expone a la cárcel, el manicomio, el exilio o males peores.

Y el consejo vale también para la cúpula de civiles y militares que se empeña, no solo en acompañarlo al cementerio sino en enterrarse con usted, como si hubiera una razón sobre la tierra para que, el peor engendro que ha creado el hombre, el socialismo, y el peor gobierno que conoce nuestra historia, el de Maduro, pudieran persistir por otra cosa que no sea el capricho, la banalidad y la impostura de unos apocalípticos y desintegrados.

Y si lo dudan, bajen por un instante las ventanas de sus 4×4, Hummer, BMW, Mercedes, Audi o Ferrari, para que vean el espectáculo de cientos de miles de venezolanos apretujándose en colas para procurarse unos pocos alimentos, o medicinas que no hay, o artículos de limpieza personal que tampoco encuentran, o el pronóstico de que aun no hemos llegado a lo peor, porque está cerca el tiempo en que no habrá nada.

Pero desde las mansiones que la “casta roja” ocupa en las que fueron las zonas exclusivas de Caracas, y ciudades del interior, en la época anterior al socialismo, si los nuevos ricos se asoman a las ventanas y corren las cortinas, también podrán seguir espectáculos y escenarios dignos del mejor Tarantino o Robert Rodríguez, porque la metralla cruje en los cerros cercanos, muertos y heridos pasan en ambulancia o carros particulares y la violencia y la muerte es otro segregado de esta adicción por la nada, lo inmaterial y lo intangible que llaman “revolución”.

Es el mundo de los pranes (o la “pranificación” del país, como apuntaba recientemente la socióloga, Colette Capriles) en referencia a un tipo de delincuente o criminal que opera desde las cárceles, y validos de la más alta tecnología, controlan mafias, ejecutan secuestros, cobran vacunas o impuestos y acumulaban fortunas que solo se comparan a las que reúnen los altos funcionarios, socios y relacionados de la más alta corrupción.

¿Quiénes son, cómo se llaman, quiénes los protegen y quienes les suministran las armas de guerra que usan para someter al pueblo?

Pues el imposible Maduro y sus adláteres de todos los géneros y linajes, jefes de un estado forajido y fallido y que ven en los “pranes” los aliados ideales para reprimir sin dar la cara, integrar las huestes que presuntamente combatirán el “golpe derechista” o “la invasión yanqui e imperialista” y se unen a otros irregulares como los “Colectivos” o la “Guardia del Pueblo” para mantener a raya a opositores y otros disidentes.

“El Picure”, “El Conejo”, “El Buñuelo”. “Manuel Chevrolet”, “El Pequeño Juan”, y etc, son nombres enclavados en el inconsciente colectivo venezolano y, básicamente, porque con prontuarios del terror, entran y salen de las cárceles como Juan por su casa, viajan al exterior con pasaportes diplomáticos y tienen laboratorios en los calabozos donde se procesan drogas sintéticas.

Hace tres días cayó en un barrio de Caracas “El Buñuelo”, un azote de 30 años con 30 crímenes y dos indultos por “Buena Conducta” y “El Conejo” fue despedido por miembros de su banda desde una cárcel de Margarita con una salva de disparos con armas de guerra que todo el mundo sabe son extraídos de los arsenales del Ejército.

Y a nombre de este submundo, de tamaños asesinos, criminales y fuera de ley, de la delincuencia organizada y desorganizada (hampa común) , de procesadores de drogas, contrabandistas y narcotraficantes llama Maduro a resistir la ley, la voluntad popular, la decisión del pueblo venezolano de poner fin a la destrucción del país, recuperar la economía y volver a colocar a Venezuela en el sitial que jamás debió abandonar por seguir caudillos, demagogos e irresponsables.

Y me pregunto: ¿Los sectores sanos y patrióticos del PSUV (que los hay), la mayoría de la FAN irrestrictamente con la Constitución y las Leyes, las instituciones del Poder Público, y alcaldes y gobernadores honestos van a permitir que un “hombre de ninguna parte” los arrastre al desastre moral y todo porque quiere complacer a una minipotencia de la ruina, la miseria y la desigualdad que aplica una venganza histórica contra Venezuela y los venezolanos?

Creo que no, apuesto que no y desde aquí apoyo a la Asamblea Nacional, a su presidente, Henry Ramos Allup, a sus diputados, a los líderes opositores Henrique Capriles, Antonio Ledezma, Leopoldo López, María Corina Machado, Julio Borges, Manuel Rosales y tantos otros que tanto han hecho para poner fin al horror que casi nos hace perder a Venezuela.

sábado, enero 16, 2016

MADURO vs. ALLUP

Posted: 15 Jan 2016 07:32 PM PST
Mad-Ramos-new
Cordiales, sarcásticos, críticos y francos. El presidente venezolano, 
Nicolás Maduro, y el jefe parlamentario, Henry Ramos Allup, se 
permitieron bromas, carcajadas, y reprimendas entre iguales 
en su primer frente a frente en la Asamblea Nacional de 
mayoría opositora.
AFP

Portando una banda tricolor alusiva a la bandera venezolana y 
el collar de Simón Bolívar, Maduro rindió cuentas de su gestión 
y presentó un decreto de emergencia económica para enfrentar 
lo que calificó como una crisis económica “catastrófica”.
“¡No, no y no!”, gritó y manoteó Maduro cuando amenazó 
con bloquear cualquier iniciativa opositora de privatización. 
Ese fue el único momento en que el presidente se exaltó, 
en una jornada en la que se guardaron las formas y el rigor 
del protocolo.

Tras ser recibido con honores, el presidente saludó sonriente 
l jefe legislativo, un férreo antichavista que, para indignación 
de los oficialistas, sacó del Parlamento los retratos de Hugo Chávez 
y del libertador Simón Bolívar, este último resultado de una 
exhumación ordenada por el fallecido líder socialista (1999-2013).

Maduro, sin dejar pasar la oportunidad para recordar el incidente, 
le entregó a Ramos una carpeta con “información complementaria” 
sobre la imagen de Bolívar.

En las adyacencias del Palacio Legislativo, en la plaza Bolívar, 
el oficialismo instaló los paneles con imágenes de Chávez y Bolívar 
que fueron retiradas por la oposición tras asumir la mayoría 
en la Asamblea Nacional.
– ¡Gracias por la cuña!-

Después de escuchar a Maduro durante tres horas, Ramos 
zanjó la postura opositora con humor y desparpajo en treinta minutos. 
“Ustedes me citan continuamente, para bien, para mal y 
para peor, pero les agradezco la cuña” (publicidad), ironizó.

“A mí los griticos no me desbalancean, yo tengo kilometraje”, respondió 
Ramos a las barras oficialistas que se desgañitaron cuando el 
presidente del parlamento dijo que el retrato que defiende 
el chavismo para “amulatar a Bolívar no es el rostro del Libertador”.

El veterano diputado de 72 años aprovechó la presencia del ministro 
de la Defensa, el general Vladimir Padrino, y el alto mando militar 
venezolano para advertir: “El abuso no fue retirar las imágenes sino 
colocarlas. (…) Desde 1811, nadie había colocado aquí una imagen de 
un presidente, ni vivo ni muerto”.

Ramos, dicharachero, aseguró que la crisis económica no es 
responsabilidad de Maduro sino de Chávez, pues le dejó “la botija vacía”. 
Por ello, lo increpó a “poner los pies sobre la tierra” y trabajar 
en conjunto para “resolver los problemas”.

“A veces hay que doblarse para no partirse”, dijo Ramos en un mensaje 
que parecía más dirigido a la base opositora que al chavismo, referencia 
velada a la desincorporación de tres diputados disidentes que fueron 
juramentados a pesar de haber sido impugnados por el oficialismo.

“Pero que nadie se equivoque, éste es ahora un poder nacional autónomo 
ue va a legislar, debatir y controlar”, insistió.

Sentados uno al lado del otro en la tribuna del hemiciclo, 
Ramos le arrancó risotadas a Maduro al cierre de la sesión, 
citando al ex jefe parlamentario chavista, Diosdado Cabello.

“Diosdado ha de repartirles dosis superabundantes de moringa”, 
en alusión a los supositorios que el segundo del chavismo 
recomienda usar a los opositores para superar la irritación que, 
en su opinión, les producen las derrotas políticas frente al oficialismo.



Lo que Dijo RAMOS ALLUP

Las mejores frases de Ramos Allup a Maduro durante la Memoria y Cuenta

El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup dirigió este viernes unas palabras al presidente Nicolás Maduro luego de que este rindiera la Memoria y Cuenta correspondiente al año 2015 y por primera vez durante su mandato, lo hiciera ante un parlamento mayoritariamente opositor.
Entre gritos constantes por parte del sector oficialista y aplausos de respaldo por parte de la bancada opositora, Ramos Allup precisó varios puntos de relevancia nacional a Maduro quien se encontraba sentado a su lado. Entre las frases más relevantes destacaron:
– “A veces hay que doblarse para no partirse”
– “El abuso no fue retirar la imágenes, el abuso fue colocarlas”
– “Si no me quieren me escuchar se tendrán que tapar los oídos o retirarse”
– “Aquí El Libertador, el escudo, la bandera y punto”
– “Hágase un balance de los 43 muertos a ver quién los mató. Eso no se ha hecho”
– “Vamos a poner los pies sobre la tierra y a resolver este lío en el que se encuentra metido el país”
– “Es muy bueno el proyecto de la Gran Misión Vivienda…pero es muy buena la propuesta de titularidad del diputado Borges… esa no es una urbanización privada suya Presidente.
– “La inflación ha sido, es, y será siempre la consecuencia de decisiones políticas”
– “Celebro la designación de Aristóbulo Istúriz como vicepresidente… no vuelvo a nombrar a nadie porque lo voy a quemar”
– “La Fuerza Armada Nacional así, sin apellidos, Fuerza Armada Nacional… son los militares suyos, los militares míos y los militares de todos”.

viernes, enero 08, 2016

BUENA INFORMACION

LA NUEVA ASAMBLEA


Internacional Escribe: Luis F. Jiménez | Mayoría opositora apura la revocatoria de Maduro.



Venezuela
Parlamentarios de oposición dominan dos tercios del Congreso.
El aplastante triunfo electoral de la oposición en Venezuela el 6 de diciembre pasado lleva a que el 5 de enero de 2016 asuman los 112 diputados opositores de los partidos organizados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Una mayoría de dos tercios que le concede a la oposición facultades extraordinarias en el ámbito de la Asamblea Nacional (AN).

NUEVO PANORAMA;
VIEJAS DEMANDAS


Los 55 diputados del chavismo Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) correrán el riesgo de ser anulados por la mayoría opositora, algo que la MUD ha adelantado que no hará. Los opositores afirman estar convencidos de que la composición de la AN permitiría alcanzar soluciones negociadas para adoptar leyes que permitan enfrentar la gravísima crisis económica y social que afecta a la sociedad venezolana y de otros aspectos críticos. Este es el reclamo principal de la población.
La oposición ha adelantado su voluntad de adoptar una ley de amnistía que favorezca a los 76 presos políticos entre los que se encuentra Leopoldo López, el alcalde de Caracas Antonio Ledesma y el alcalde Daniel Ceballos, junto con estudiantes que no cuentan con sentencias después de 18 meses presos. El presidente Maduro ha anunciado que vetará una ley de amnistía. La mayoría calificada de la oposición en la AN le permite promulgar la ley de amnistía a pesar del veto presidencial.

Otro aspecto contencioso es la puesta en práctica, por parte de la mayoría opositora, de los mecanismos constitucionales que conduzcan a la finalización adelantada del término presidencial de Maduro: referendo revocatorio (que procedería en julio de 2016), reforma constitucional o convocatoria de una asamblea constituyente. Este aspecto ha sido planteado por Leopoldo López y Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática que fue elegido para presidir la AN. Henrique Capriles ha insistido en proceder con prudencia en este y otros temas, pues el país se encuentra al borde de una explosión social.

Lilian Tintori
Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López preso

MANOTAZOS DE AHOGADO

La reacción del presidente Maduro y del aún presidente de la AN, Diosdado Cabello, así como los sectores duros del PSUV, ha sido contradictoria. Maduro reconoció inicialmente y a regañadientes el triunfo de la oposición para luego, en un giro marcado, adoptar una batería de medidas tendientes a dificultar la gestión legislativa de la oposición en la AN.
El primer “conejo de la galera” fue instituir un “Parlamento Comunal”, creado por una ley cinco años atrás y que el chavismo nunca activó. Este parlamento, no contemplado en la Constitución, ha sido dotado de poderes que pueden entrar en conflicto con los de la AN, según la oposición.

Aprovechando la mayoría que aún posee en la AN, el gobierno designó 13 jueces del Supremo Tribunal de Justicia, marcadamente partidarios del PSUV y que duran 12 años en funciones, así como a 30 suplentes. La oposición considera que esta medida busca entorpecer la labor legislativa a través de la interposición de recursos ante un TSJ que fallará a favor del gobierno.

Una medida de especial trascendencia adoptada por el PSUV ha sido objetar las elecciones en ocho circunscripciones aduciendo que ha existido fraude por parte de la oposición. Con ello busca reducir el número de diputados opositores y privar a la MUD de la mayoría calificada. Los candidatos triunfadores fueron reconocidos por los correspondientes consejos electorales de los estados en que triunfaron. El Consejo Supremo Electoral ya había proclamado a los candidatos triunfadores.

Las objeciones fueron introducidas cuando el TSJ ya había entrado en vacaciones de fin de año, a pesar de lo cual se trató el recurso y una jueza decidió suspender el juramento de los cuatro diputados del estado Amazonas, tres de los cuales son opositores. La oposición ha considerado que se trata de un “golpe judicial” contra la AN, no obstante lo cual los 112 diputados juraron sus cargos el 5 de enero.

La medida de la jueza, por otra parte, no afectaría la mayoría calificada de dos tercios, pues con la reducción provisional de cuatro diputados quedarían 163, de los cuales los opositores tendrían 109 que representan el 66% (dos tercios).

LA “REBELIÓN” DEL CHAVISMO


Existía una gran tensión, pues se temían actos de violencia. La MUD convocó a la población a acompañar la toma de posesión de los diputados el 5 de enero, mientras los órganos oficialistas han instado a sus seguidores a tomar Caracas –y aun el Palacio Legislativo– para impedir que los diputados opositores asuman sus cargos.

Maduro echó leña al fuego convocando una asamblea del PSUV para decidir la contraofensiva “revolucionaria” para 2016 y pronunció un discurso desafiante y cargado de insultos contra “la derecha”, “el imperialismo” y el “golpe electoral” en la víspera de la toma de posesión de los diputados electos. También indicó, sin embargo, haber dado instrucciones a las autoridades policiales para que evitaran incidentes y garantizaran una toma de posesión en paz. La MUD confió en que el Ejército y la Policía mantuvieran el orden en las calles.

Hasta el momento de entrar CARETAS a imprenta no se habían producido más que escaramuzas sin mayor trascendencia. La gravedad de los problemas que afligen a la sociedad venezolana y la polarización que reflejaron las intervenciones en la sesión inicial permiten considerar que se cierne una época muy compleja para Venezuela.

ARRECIFE (Restaurante)

miércoles, enero 06, 2016

REPORTE ESPECIAL DESDE USA

LA NUEVA ASAMBLEA






A partir de hoy, a las 10 de la mañana, 163 diputados comenzarán una nueva etapa política en Venezuela. Una que se anticipa llena de enfrentamientos. Aunque son 167 diputados los que conforman la Asamblea Nacional, cuatro proclamaciones -tres opositoras y una chavista- están suspendidas provisionalmente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Mientras esto se resuelve la oposición trabajará con 109 diputados, mientras que el chavismo lo hará con 55.
Tras la ceremonia de posesión, que estuvo marcada por el retiro de la bancada chavista del hemiciclo, los llamados a terminar el gobierno de Nicolás Maduro y varios roces que no pasaron a mayores entre los asambleístas, la oposición marcó el camino a seguir. Una ruta que para analistas como Luis Vicente León es “desacertada”, pues no es conveniente comenzar pidiendo la salida del actual gobierno.
El nuevo presidente de la Asamblea, el diputado opositorRamos Allup  partirá hoy a las 10 de la mañana con 163 diputados que comenzarán una nueva etapa política en Venezuela. 
Una política que se anticipa llena de enfrentamientos. Aunque son 167 diputados los que conforman la Asamblea Nacional, cuatro proclamaciones -tres opositoras y una chavista- están suspendidas provisionalmente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Mientras esto se resuelve la oposición trabajará con 109 diputados, mientras que el chavismo lo hará con 55.
Tras la ceremonia de posesión, que estuvo marcada por el retiro de la bancada chavista del hemiciclo, los llamados a terminar el gobierno de Nicolás Maduro y varios roces que no pasaron a mayores entre los asambleístas, la oposición marcó el camino a seguir. Una ruta que para analistas como Luis Vicente León es “desacertada”, pues no es conveniente comenzar pidiendo la salida del actual gobierno.
El nuevo presidente de la Asamblea, el diputado opositor Henry Ramos Allup, confirmó que la oposición buscará este año adelantar el fin del gobierno del presidente Nicolás Maduro. Para ello convocó una sesión extraordinaria para hoy. “En seis meses se decidirá la salida constitucional, democrática, pacífica y electoral para la cesación de este gobierno, lo que junto con una ley de amnistía a favor de presos políticos son compromisos no transables”, remarcó en su primer discurso tras ser investido como jefe del Legislativo.
Las opciones para ello, recordó, son el referendo revocatorio del mandato presidencial -puede activarse cuando Maduro cumpla en julio la mitad de su gestión-, la enmienda constitucional, la renuncia voluntaria del gobernante o el establecimiento de una asamblea constituyente. Maduro fue elegido en 2013 para un período que vencerá en 2019.
Según cables de Wikileaks, Diosdado Cabello, un acérrimo chavista que despierta odios y amores en Venezuela, era descrito por el ex-embajador de Estados Unidos en Colombia William Brownfield así: “Cabello es grosero, brusco, arrogante y susceptible. Su estilo no es muy distinto al del presidente Hugo Chávez. En una reunión con el director de la oficina de Asuntos Andinos, Phillip French, golpeó la mesa con los puños y usó sobrenombres al hablar de sus adversarios”.
El nuevo presidente de la AN Ramos Allup dijo que le pedirán a Nicolás Maduro dialogar públicamente, porque “los venezolanos quieren diálogo”. “Las sociedades civilizadas o dialogan o se matan. Diálogo no supone entrega ni transacción, ni claudicación ni cobardía; supone simplemente intercambio de opiniones para transacciones, en el buen sentido de la palabra, que haya que hacer para mejorar”, señaló.
Por su parte, la primera combatiente de Venezuela y diputada elegida por el chavismo, Cilia Flores, aseguró que el bloque de diputados del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó el primerround en la AN, al tiempo que el oficialismo instalaba el Parlamento Comunal. “Se va a poner bueno esto porque vamos a hacer lo que sabemos hacer. Yo soy diputado, aquí me verán, seré fastidioso”, dijo al llegar el ex-presidente de la AN, Diosdado Cabello.
“De cómo manejen el chavismo su derrota y la oposición su mayoría legislativa y divisiones internas dependerá la gobernabilidad y tranquilidad del país, y que la crisis se profundice o empiece a resolverse en 2016”, aseguró el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León y confirmó que la oposición buscará este año adelantar el fin del gobierno del presidente Nicolás Maduro. Para ello Ramos convocó una sesión extraordinaria para hoy. “En seis meses se decidirá la salida constitucional, democrática, pacífica y electoral para la cesación de este gobierno, lo que junto con una ley de amnistía a favor de presos políticos son compromisos no transables”, remarcó Ramos Allup en su primer discurso tras ser investido como jefe del Legislativo.
Las opciones para ello, recordó, son el referendo revocatorio del mandato presidencial -que puede activarse cuando Maduro cumpla en julio la mitad de su gestión-, la enmienda constitucional, la renuncia voluntaria del gobernante o el establecimiento de una asamblea constituyente. Maduro fue elegido en 2013 para un período que vencerá en 2019.
Según cables de Wikileaks, Diosdado Cabello, es un acérrimo chavista que despierta odios y amores en Venezuela, era descrito por el ex-embajador de Estados Unidos en Colombia William Brownfield así: “Canello es grosero, brusco, arrogante y susceptible. Su estilo no es muy distinto al del presidente Hugo Chávez. En una reunión con el director de la oficina de Asuntos Andinos, Phillip French, golpeó la mesa con los puños y usó sobrenombres al hablar de sus adversarios”.
El nuevo presidente de la AN Ramos dijo que le pedirán a Nicolás Maduro dialogar públicamente, porque “los venezolanos quieren diálogo”. “Las sociedades civilizadas o dialogan o se matan. Diálogo no supone entrega ni transacción, ni claudicación ni cobardía; supone simplemente intercambio de opiniones para transacciones, en el buen sentido de la palabra, que haya que hacer para mejorar”, señaló.
Por su parte, la primera combatiente de Venezuela y diputada elegida por el chavismo, Cilia Flores, aseguró que el bloque de diputados del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ganó el primerround en la AN, al tiempo que el oficialismo instalaba el Parlamento Comunal. “Se va a poner bueno esto porque vamos a hacer lo que sabemos hacer. Yo soy diputado, aquí me verán, seré fastidioso”, dijo al llegar el expresidente de la AN, Diosdado Cabello.
“De cómo manejen el chavismo su derrota y la oposición su mayoría legislativa y divisiones internas dependerá la gobernabilidad y tranquilidad del país, y que la crisis se profundice o empiece a resolverse en 2016”, aseguró el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León.

martes, enero 05, 2016

ARTICULOS EN INGLES

LA NUEVA ASAMBLEA NACIONAL





La nueva Asamblea Nacional de Venezuela, ahora dominada por la oposición al gobierno socialista de Nicolás Maduro, toma posesión este martes en medio de manifestaciones callejeras contrarias y el riesgo latente de violencia.
Tanto la opositora Mesa de la Unidad Democrática, como la dirigencia del oficialismo convocaron a sus seguidores a acompañar a sus diputados hasta la sede del poder legislativo en Caracas.
Según el presidente Maduro, están en juego dos modelos, pero el de la oposición, incluye, según él, planes desestabilizadores para destruir la paz del país.
"La derecha no respeta reglas de juego ni leyes; tienen un sólo objetivo, destruir la revolución y imponer su modelo contrarevolucionario, porque no es una oposición democrática, así lo creo", dijo el mandatario.
Sin embargo, y en un tono más conciliador Maduro señaló que había dado instrucciones al ejército de que garantizará el acceso de la oposición al edificio neoclásico que alberga la Asamblea Nacional para que pueda constituirse de forma pacífica.
El nuevo presidente de la AN, Henry Ramos Allup, aseveró que la instalación del nuevo parlamento, a la hora debida, y cumpliendo todos los trámites legales, es una responsabilidad del gobierno, y es por eso que debe garantizar la paz.
"Nosotros tenemos plena confianza en que la Fuerza Armada Nacional, va a evitar que estos grupos delictivos, que no son más que hampa común convertida en hampa política, sigan perpetrando sus hechos intimidatorios, insultos amenazas a lo cual no se pueden exponer y a lo cual no está obligado a soportar ningún ciudadano", dijo.
El  otro enfrentamiento que se vislumbra es a raíz de la decisión del Tribunal Supremo que suspendió la juramentación de tres legisladores de oposición la semana pasada en respuesta a una impugnación de partidarios de los socialistas, que acusan a la oposición de manipular las elecciones legislativas del 6 de diciembre.
Esa decisión podría eliminar la mayoría de dos tercios de la oposición, necesaria para tomar decisiones importantes como la destitución de altos cargos o la reforma constitucional.
No obstante, Ramos Allup reiteró su promesa de tomar juramento a todos los legisladores y dijo que Maduro debería plantearse dimitir para salvar a Venezuela de una crisis política.

EL ESPECTADOR DE COLOMBIA

EL MUNDO 4 ENE 2016 - 4:50 PM
Hoy asume nueva Asamblea Nacional

Venezuela, entre el diálogo y la confrontación

El país vecino comienza un nuevo ciclo político: los 167 diputados llegan al Parlamento con el reto de resolver una de las peores crisis por las que ha atravesado el país. Estos son sus planes.
Por: Angélica Lagos Camargo
En Twitter: @alagos9
INSERTAR
Venezuela, entre el diálogo y la confrontaciónSeguidores de Nicolás Maduro protestan contra el nuevo presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, un antichavista radical que hoy posesionará la AN. / AFP
Los 112 diputados opositores y los 55 chavistas que empiezan la nueva agenda legislativa en Venezuela tienen el futuro del país en sus manos. A pesar de que cuatro proclamaciones (tres opositoras y una chavista) están suspendidas provisionalmente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) –una maniobra del gobierno de Nicolás Maduro que al parecer no comulga con el pluralismo– los parlamentarios que asumen hoy sus curules llegan con un mandato claro por parte de los millones de venezolanos que votaron el 6 de diciembre: solucionar la escasez, la inflación, el desabastecimiento y la inseguridad. Una tarea nada fácil en un país que ha vivido los últimos años en medio de un clima de confrontación política, amenazas y revanchismos.
La estrategia chavista es anular a los diputados electos mediante un proceso de demolición institucional que comenzó desde tiempos de Hugo Chávez. Tras la contundente derrota en las urnas, Maduro ha desconocido la difícil situación que atraviesa el país y ha dicho que el triunfo de sus detractores políticos fue resultado de “un fraude electoral”. En vez de hacer una revisión de las políticas fallidas de la Revolución Bolivariana, tal y como lo propusieron algunas voces conscientes dentro del chavismo como el excanciller Elías Jaua, el presidente Maduro amenazó con profundizar la revolución y vetar proyectos; además creó un Parlamento Comunal como alternativa a la nueva AN y nombró a jueces de la Corte Suprema de forma inconstitucional.
Hoy, mientras los nuevos parlamentarios asisten a la inauguración de la AN, el chavismo instalará la inédita asamblea comunal, “una instancia legislativa del pueblo”, según el gobierno, pero que de acuerdo con analistas en Caracas es “una jugada muy peligrosa que profundiza los enfrentamientos y puede hacer al país más ingobernable”. En la sesión extraordinaria desarrollada el 23 de diciembre, en el hemiciclo de la Asamblea, el hasta el domingo presidente del organismo, Diosdado Cabello, juramentó al Parlamento Comunal y pronosticó: “Cuando la oposición tome el control del Parlamento el 5 de enero la confrontación será inevitable, son dos modelos, el capitalista y el socialista”.
Una confrontación que la oposición no va a evitar. Desde que se hicieron con las mayorías parlamentarias, las voces más representativas de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) -la coalición de 30 partidos políticos de tendencias ideológicas contrapuestas, pero unidos por el rechazo al chavismo- anuncian su intención de sacar al gobierno del poder. Más grave aún, le ponen fecha a una posible salida de Maduro. Henry Ramos Allup, nuevo presidente de la Asamblea Nacional, ha dicho en varias oportunidades: “Tenemos el compromiso de procurar dentro de un lapso de seis meses subsiguientes a la toma de posesión de la nueva AN una solución constitucional, democrática, pacífica y electoral para el cambio de gobierno”. Lo ratificó hace dos días: “La oposición definirá cómo sacar a Maduro del poder en seis meses”.
Leopoldo López, preso en Ramo Verde, también lo ha dicho: “¿Cómo les decimos a los venezolanos que viven angustiados en las calles con el temor de perder sus vidas que debemos esperar hasta el año 2019 para cambiar este sistema? En julio los opositores acordaron dar una discusión profunda sobre cuál mecanismo activar para lograr el cambio”. Y agregó: “El primer paso que debemos dar es consolidar el compromiso de liderazgo opositor en cuanto a que Maduro debe salir antes de 2019 y para lograrlo existen mecanismos constitucionales que podrán ser aplicados de acuerdo con las circunstancias”.
Nulos han sido los llamados al diálogo a esos 55 diputados chavistas también elegidos el 6 de diciembre, que representan el 42% de los venezolanos que todavía apoyan a esa fuerza política, y que deberían ser tenidos en cuenta, a pesar de que ellos hayan sido excluyentes en el pasado. Aquellas voces más sosegadas, como las del gobernador del estado Miranda y excandidato presidencial, Henrique Capriles, son atacadas en el interior de la MUD. Desde el triunfo opositor, Capriles ha insistido que ahora se debe dar prioridad a mitigar la crisis económica para evitar una “explosión social” y dejar en segundo plano la diatriba política contra Maduro. La andanada no se hizo esperar. López, Allup y otros opositores arremetieron contra Capriles, que vio el domingo cómo su candidato a la presidencia del Parlamento, Julio Borges (Primero Justicia, el partido más votado el 6 de diciembre), era derrotado por Ramos Allup (Acción Democrática), acérrimo antichavista.
Con ese panorama, ¿qué va a pasar a partir de hoy en Venezuela? Analistas ven sólo dos escenarios: diálogo entre adversarios o confrontación abierta entre enemigos. Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, explica que el conflicto será inevitable y califica como “desacertado” poner entre las prioridades la búsqueda de la salida anticipada del presidente. “Es cierto que el gobierno no está acostumbrado al contrapeso e intenta evitarlo a toda costa. Pero también es verdad que a la oposición se le olvidó cómo ejercer el poder y tratar de balancear el país con él”.
Los 167 diputados llegan hoy con el reto de resolver una de las peores situaciones por las que ha atravesado el país en las últimas décadas con dos cartas en sus manos: el diálogo o la confrontación. La primera es necesaria para garantizar la estabilidad y gobernabilidad; la segunda, una repetición de un escenario que ya cansó a los venezolanos.
“El escenario perfecto es que hubiera madurez política y todo el mundo cediera sus intenciones particulares a favor de jugar por la estabilidad del país. Pero eso se ve muy lejos de suceder”, alerta Oswaldo Ramírez, analista político y director de la firma ORC Consultores en un artículo en el diario El Nacional de Caracas.
Los venezolanos se juegan a partir de hoy su futuro. Como explicaba el psicólogo Leoncio Barrios en este periódico: “El diálogo es la necesidad imperante en el país. Si no, las consecuencias serán peores que las que vivíamos antes de las elecciones”.
Apertura al sector privado
A través de otro proyecto, la Asamblea suprimiría el control estatal de los servicios públicos, hasta hoy subsidiados por el gobierno. De esta manera, dichos servicios quedarían en manos de asociaciones mixtas o empresas privadas a través de concesiones, un modelo por completo contrario al chavista. Los oficialistas aseguran que el proyecto privatizaría los servicios públicos, aumentaría las tarifas y crearía un monopolio. Según Telesur, una cadena cercana al gobierno, otras leyes populares como la reducción de la jornada laboral. Según la oposición, esas leyes aumentan la inflación y “amarran” a los electores.
Vivienda y abastecimiento
Hasta ahora, los títulos de las viviendas eran colectivos. Un proyecto de la oposición haría posible que cada vivienda sea otorgada a título personal. Diosdado Cabello ha dicho que de ese modo las viviendas se capitalizarían y estarían en riesgo de perderse a causa de las hipotecas. Por otro lado, la oposición ha previsto la creación de una ley programa para el pleno abastecimiento, que consistiría en restablecer la producción nacional. El plan todavía carece de detalles, aunque se prevé el examen de las empresas que han sido expropiadas en el mandato chavista para que, en manos privadas o mixtas, produzcan más alimentos.
Revocar el mandato de Maduro
Es uno de los proyectos más debatidos que la oposición ha promocionado en encuentros públicos. De acuerdo con el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, el mandato de Nicolás Maduro no durará “seis meses” a causa de un referendo revocatorio, que sería lanzado en esta legislatura y que tendría la aprobación de la mayoría, según cálculos de la oposición. El proyecto, y las declaraciones constantes de Ramos Allup y otros diputados, ha creado divisiones entre las filas opositoras, donde algunos consideran (con Henrique Capriles y Julio Borges a la cabeza) que revocar el poder de Maduro sólo ahondaría aún más la crisis nacional y reafirmaría la polarización política. Oficialismo lo considera un “golpe parlamentario”.
Amnistía a presos políticos
Este proyecto fue referido desde principios de la campaña opositora. Tiene un protagonista esencial: Leopoldo López, condenado a 13 años de prisión por instigación pública y asociación para delinquir. Según este proyecto, los presos enjuiciados por delitos políticos (o relacionados con ellos) quedarían en libertad. Dicha pretensión ha levantado las protestas del sector oficialista, que asegura que muchos de los presos representan una “amenaza” para la tranquilidad nacional. La ley de amnistía y reconciliación política, como sería bautizada, se ofrecería también como una plataforma para reconciliar a un país dividido, de acuerdo con algunos diputados elegidos. “Nadie puede estar preso por pensar distinto”, declaró Freddy Guevara, nuevo representante del circuito 2 de Miranda. Líderes opositores han dicho que, aunque el presidente Nicolás Maduro intente detener el desarrollo de esta ley, buscarán medios para aprobarla.
a